Ultimas Noticias

SECCIONES

Argentina

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Especiales

Autores

Medios

Internet

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias
I

I Diarios
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

EUROPA  

Thursday, 18 de March de 2004

Verdades y mitificaciones sobre Al Qaeda y el "terrorismo árabe"

El terrorismo y la manipulación mediática con la psicosis terrorista

(IAR-Noticias) 18Mar04    por Manuel Freytas

Hay algo a tener en cuenta en el momento de leer, mirar o escuchar una noticia sobre terrorismo: ni Al Qaeda, ni la CIA, ni las diversas variantes de organizaciones extremistas que actúan por el planeta publican el lugar o el día de sus atentados en la prensa.

La planificación y la concreción de las operaciones terroristas son secretas y su "éxito" -medido en términos de resultados- depende fundamentalmente del factor sorpresa.

Así como no existe un boletín oficial de la CIA donde se pueda buscar o corroborar información sobre sus infinitas redes de contactos, operaciones especiales y tácticas de infiltración por el planeta,  tampoco los grupos radicalizados que utilizan el terrorismo como arma política y militar "publican" las fechas de sus atentados en los medios de comunicación.

Sólo se publica o trasciende en los medios aquellos rumores o información interesada que son manipulados por las propias organizaciones terroristas o servicios de inteligencia con la finalidad  de testear o sondear previamente reacciones sociales e internacionales ante una determinada operación en fase preparatoria para su realización.

La manipulación mediática del terror

Esta tarea, en la mayoría de los  casos, se ve facilitada por la ignorancia y el afán exitista de la "primicia periodística" que aqueja a la mayoría de los periodistas profesionales, quienes se convierten en trasmisores naturales de estas operaciones de inteligencia al presentarlas ante la opinión pública sin ningún tipo de análisis o elaboración.

En las grandes cadenas internacionales la aparición de videos, "comunicados" de líderes terroristas, trascendidos de "altas fuentes" sobre posibles atentados en curso, no son inocentes ni casuales.

En la mayoría de los casos los servicios de inteligencia están insertados en los niveles gerenciales de las redacciones, o los directivos de los grandes conglomerados mediáticos están en complicidad con las organizaciones o servicios de inteligencia que lanzan este tipo de operaciones a modo de "sondeo previo".

Así por ejemplo, y a modo de casos testigos, los dos principales diarios de "más prestigio" en EE.UU., The Wasington Post y The New York Times, son habituales usinas de las que se valen el Pentágono y la CIA para lanzar operaciones de acción psicológica disfrazadas de "información objetiva".

Toda la tarea de inteligencia previa a la invasión de Irak (sobre todo en la revelación de "información secreta" sobre la existencia de las ADM de Saddam que sirvieron de justificación para el ataque militar) se realizó desde la redacción de estos dos periódicos, vinculados a intereses económicos y políticos concretos, tanto de Wall Street como del Complejo Militar Industrial estadounidense.

La mayoría de las campañas de la CIA y los servicios americanos con el "terrorismo de Al Qaeda y Bin Laden" fueron lanzadas principalmente por estos dos diarios imperialistas, tomados como "fuente seria incuestionable" por la mayoría de los periodistas y la prensa mundial en su conjunto .

Las grandes agencias y cadenas internacionales se encargan de difundir por todo el planeta, y como si fuera una novela de espionaje, versiones, trascendidos, comunicados, cartas, videos con  amenazas, "información secreta" sobre grupos terroristas, "revelaciones" de apariciones o atentados por tal o cual lado, cuya usina matriz, en la mayoría de los casos, se encuentra en los sótanos de planificación de la CIA o del resto de la estructura de inteligencia norteamericana, inglesa, francesa o israelí.

De esta manera se lanzan las operaciones psicológicas con el miedo al terrorismo, cuyos resultados luego son analizados y procesados, como si fuera una campaña de publicidad, por  expertos en todo tipo de disciplinas relacionadas con la manipulación de conducta social con fines políticos.

Toda esta compleja trama, recreada las 24 hs. del día por los medios internacionales, y "rebotada" inocentemente  hasta por el último periodiquito regional, da como resultante la psicosis terrorista que en estos momentos se extiende desde Europa y EE.UU. hasta el último rincón del planeta.

El terrorismo como arma militar

Como concepto general hay que partir de una afirmación central: el terrorismo existe, las organizaciones terroristas existen, las operaciones terroristas existen, los atentados terroristas existen, las víctimas del terrorismo existen, las manipulaciones mediáticas con el terrorismo existen, los resultados políticos con el terrorismo existen, los "beneficiarios" y "perjudicados" por el  terrorismo existen, los que lucran comercialmente con el terrorismo existen, y los que consumen terrorismo mediático como si fuera una novela de espionaje existen.

En la lógica política y militar, el terrorismo es un arma de combate. Un instrumento militar de destrucción o de disuasión utilizado con fines bélicos o políticos, y cuyos contenidos y emergentes depende de quien lo utilice, y para qué lo utilice.

En el planeta, en estos momentos, el terrorismo, al igual que las manipulaciones mediáticas, reemplazan al teatro militar de las batallas. El sistema capitalista, y no por casualidad, "demoniza" el terrorismo mientras justifica las guerras militares convencionales que son reguladas por tratados internacionales convenidos entre naciones.

Pero es interesante poner en claro lo que no menciona, por ignorancia o por intereses específicos, ningún "experto en terrorismo internacional" diplomado por el sistema: en el mundo hay dos clases de terrorismo, el terrorismo del Imperio,  y el terrorismo de los que luchan contra el Imperio.

La acción terrorista es un medio, no un fin, y su concreción puede responder a contenidos de dominación imperialista o a objetivos  de liberación o de guerra contra el Imperio.

Como en la guerra convencional, no hay violencia "mala" ni violencia "buena": hay búsqueda de objetivos políticos utilizando el arma del terrorismo. Hay un  terrorismo imperialista, y  un terrorismo antiimperialista, sus objetivos son contrapuestos y sus metodologías son parecidas: ambos utilizan el terror como arma militar para conseguir fines políticos o de control social.

Hay un terrorismo árabe que pelea contra el Imperio, y hay un terrorismo árabe que trabaja para el Imperio.

El resultado de las  acciones terroristas, una vez concretadas como en Madrid, sólo se pueden mensurar y evaluar mediante una aproximación por descarte al "beneficiario" y al "perjudicado", hablando en términos de objetivos políticos, sociales o militares.

Como dijimos anteriormente, ninguna "investigación" ni "información" sobre los autores y sus objetivos son confiables. Toda la información existente sobre el tema en la prensa internacional  está manipulada y direccionada con fines políticos.

El único punto preciso es la identificación, por descarte, del "beneficiario principal".

Por ejemplo, si Al Qaeda (englobada en el "terrorismo islámico") realiza y se adjudica un atentado contra una mezquita chiíta o en una embajada árabe, el gran beneficiario por descarte es el invasor militar norteamericano.

Si Al Qaeda (englobada en el "terrorismo islámico") realiza y se adjudica un atentado contra un cuartel de tropas nortemericanas o una estación de policía "colaboracionista" iraquí, el gran beneficiario por descarte es la resistencia iraquí contra el invasor norteamericano.

Para la inteligencia y el sentido común, los territorios de uno u otro terrorismo, el imperialista o el antiimperialista, se delimitan claramente a partir de la idenficación del "beneficiario principal".

La gran trampa, el impedimento para una comprensión racional y masiva del terrorismo como arma militar, es el englobamiento de ambos terrorismos en un "mismo paquete" realizado interesadamente por la prensa internacional controlada por la CIA.

De esta manera, a las acciones de Al Qaeda, un monstruo de mil cabezas inventado por la CIA, y sobre cuyas redes y entramado logístico no existe información verificable y confiable, sólo se las puede evaluar con un adecuado análisis y procesamiento que empiece por lo particular y termine por lo general, o sea por el "beneficiario principal" de las acciones terroristas de Al Qaeda.

Si se realiza este ejercicio mental con cada lectura de información sobre Al Qaeda; si se intenta juntar los fragmentos sin relación entre sí de las infinitas versiones periodísticas sobre su existencia; si se observa la oportunidad y el lugar de los atentados terroristas que se adjudica; si se analiza detenidamente el blanco (perjudicado)  de un atentado en particular (personas, instituciones, etc), y se rastrea  sus relaciones políticas, actividades, contexto internacional, posibles enemigos y amigos, surgirán, por descarte,  el/o los beneficiarios del atentado terrorista en cuestión.

Cuando se realiza metódicamente este ejercicio (sucintamente descripto)  de procesamiento con los actos terroristas de Al Qaeda, todos los caminos conducen a Washington.

Bin Laden y Al Qaeda pueden hablar y amenazar en lenguaje fundamentalista árabe, pueden decir que quieren terminar con el "Gran Satán" imperialista, pueden hablar de "guerra santa" contra EEUU, pero el sello de sus atentados, su marca registrada, su currículum secreto, sus metodologías operativas y marcos de situación, sus redes de negocios y logística militar,  están escritos en inglés-norteamericano de la CIA.

En ese contexto y metodología, y no en la información manipulada por los gigantes mediáticos, hay que intentar buscar las razones y los fundamentos centrales del atentado en Madrid  y de la psicosis terrorista que recorre Europa.

Sino se corre el riesgo de caer en el síndrome de la fragmentación, un mal que padecen la mayoría  de los analistas y periodistas asalariados que hablan del tema por los medios masivos de comunicación.

"Noticias" sobre el terrorismo

Para el que quiera descomponer su cerebro en mil fragmentos, recomendamos la lectura de estos links que siguen  con información sobre terrorismo desparramada a lo largo y a lo ancho de planeta.

Es solo un pequeño muestreo, de todo lo que existe diariamente dando vueltas por diarios, agencias, radios, televisión y medios en Internet.

El que no consiga juntar una conclusión, armar un cuadro de situación con esta noticias sueltas y desconectadas entre sí, no acuda al psicólogo. Los que tienen que acudir al psicólogo son los que se prestan a esta acción psicológica masiva con la psicosis terrorista sembrada por la CIA y los servicios de inteligencia.


 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com