El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

AUTORES

 

LATINOAMERICA  

 

Una historia de saqueos: desde la plata al salitre, caucho, estaño, petróleo y gas

 
 

(IAR-Noticias)  19-Dic-05                                    

Desde la conquista, Bolivia ha sufrido la constante pérdida de sus riquezas.

Por Hinde Pomeraniec - Clarín

La historia de Bolivia es una zaga interminable de pérdidas y saqueos, de la tozuda pelea entre la avidez extranjera y la búsqueda de desarrollo e identidad nacional.

El primer golpe de gracia fue la conquista española, que en 1532 terminó con la organización social y política de siglos de las culturas indígenas. Los conquistadores rediseñaron la región y fundaron ciudades en función de los recursos naturales que comenzaron a explotar.

Ya en época de la colonia, llegó la hora de la plata, y fue cuando comenzó la secuencia de este país como proveedor de insumos productivos estratégicos para el desarrollo mundial. Eran los tiempos de Potosí como la ciudad más importante de Sudamérica, con la explotación de la plata ceñida al trabajo esclavo de los indios. La extracción desquiciada terminó con el recurso y hoy Potosí es uno de los departamentos más pobres.

Luego llegó la era del salitre, con empresas británicas como Melbourne & Clark, negándose a pagar los impuestos de 10 centavos por tonelada exigidos por Bolivia. La ofensa llegó a las armas.

Los británicos se aliaron con chilenos y comenzó la Guerra del Pacífico (1879), que terminó a pura pérdida boliviana: vidas humanas, la región de Antofagasta y la costa del Pacífico que todavía reclama a Chile. También la burla histórica, porque los británicos siguieron explotando el salitre sin pagar impuestos.

Sobre el final del siglo XIX, Bolivia era el segundo exportador de caucho mundial y la firma Goodyear se servía de la materia para producir sus neumáticos. A los bolivianos se les ocurrió nuevamente la idea de gravar esa explotación y esta vez los extranjeros se unieron a los brasileños en la guerra del Acre (1899-1903), en donde el país siguió perdiendo territorio. Esta vez fueron 190 mil km cuadrados menos.

El siglo XX fue el siglo del estaño, explotado y expoliado por dos o tres familias, la más importante la de Simón Patiño (1860-1947), quien fue en su tiempo el hombre más rico de Bolivia y con un poder incalculable.

El "rey del estaño" llegó a tener una fortuna de mil millones de dólares en sociedad con firmas británicas y norteamericanas. Con ese dinero extraído de las minas bolivianas, subvencionó golpes de Estado y guerras como la del Chaco (1932-1935) donde se enfrentaron Bolivia y Paraguay, que dejó cien mil muertos. Pero éste es ya el comienzo de otra historia que aún continúa, la de los hidrocarburos.

El primer pozo petrolero lo encontró la Standard Oil en 1924, y se pasó 6 años exportando crudo a Argentina a través del Bermejo sin "avisar" al gobierno boliviano que, enterado, intentó cobrar impuestos y terminó enjuiciado por la petrolera. Los historiadores buscan explicaciones a la Guerra del Chaco y la Standard Oil aparece como la gran responsable junto con la Shell que operaba en Paraguay, ya que buscaban sacar el petróleo a través del río Bermejo hacia el Atlántico.

Pocos años después, en 1937, el gobierno boliviano expulsa a la Standard Oil y nacionaliza el petróleo. Es cuando se crea Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. En 1952, la revolución de Víctor Paz Estenssoro trae la reforma agraria, la nacionalización de las minas de estaño y la ley de sufragio universal que convirtió en ciudadanos a los indígenas postergados de siglos.

La segunda nacionalización de los hidrocarburos fue en 1969, durante el gobierno de Osvaldo Candia y su ministro Marcelo Quiroga Santa Cruz (asesinado por la dictadura de García Meza). Dos años antes, la Gulf Oil había hallado el primer pozo de gas.

El resto es historia más reciente. Las empresas extranjeras siguieron explorando y encontrando hasta llegar a la tremenda cifra de 48 trillones de pies cúbicos de gas bajo tierra boliviana, en su mayoría en Tarija y Santa Cruz, lo que convirtió a Bolivia en la segunda reserva más grande de la región.

La llegada al poder de Gonzalo Sánchez de Lozada en 2002 concretó la alianza estratégica entre un presidente neoliberal y empresas siempre dispuestas a los buenos negocios.

Fue la exportación de gas, en lo que debía ser una venta a México y a EE.UU., la que hizo estallar la mecha de la rebelión popular. Octubre de 2003: Cientos de miles de desangelados salen a la calle a pedir que el gas boliviano no sea enviado al norte a través de un puerto chileno.

Sánchez de Lozada ordena la represión que se convierte en su suicidio político. La operación no se concretó y su sucesor, Carlos Mesa, dispuso un referéndum por el cual la mayoría de los bolivianos dijeron que quieren la nacionalización de los hidrocarburos.

Desde julio hay nueva ley, que aumenta del 18% al 50% las regalías a las petroleras. La discusión sigue y el próximo gobierno deberá decidir si es la hora de la tercera versión de hidrocarburos nacionalizados.

Mientras tanto, todos los días, los chicos bolivianos cantan en la escuela: "Yo quiero un mar, un mar azul para Bolivia".

 

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com