El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

NORTEAMERICA  

George Bush en la ceremonia de juramentaciónPrimicia registrada por la BBC: Bush invadió Irak y Afganistán por mandato divino:  "Dios me dijo, George, ve y lucha contra esos terroristas en Afganistán. Y lo hice. Y entonces me dijo, George, ve y acaba con la tiranía en Irak. Y lo hice".

Bush, un loco con escopeta  nuclear... ¿O hay algo más?

(IAR-Noticias) 08-Oct-05    

Por Manuel Freytas -  manuelfreytas@iarnoticias.com

Hay muchos en Washington que sostienen que Bush está rematadamente loco, que es un caso de psiquiatría profunda combinado con los negocios del Imperio capitalista norteamericano.

Hay otros en cambio, que afirman que Bush, con su discurso alienado por el fundamentalismo religioso, es un típico producto del marketing político salido de la galera de Karl Rove, su "cerebro" estratégico en comunicación, que lo inventó a gusto del consumismo de la ultraderecha conservadora norteamericana, su principal cliente electoral, que habla y piensa como Bush.

Sea como fuere, es evidente que el actual presidente norteamericano va a pasar a la historia, no por estar al frente del país imperial más poderoso de la tierra, sino porque todas sus acciones están guiadas por la "voluntad de Dios".

De manera tal que, y a diferencia de otros presidentes norteamericanos más terrenales y prosaicos, Bush ha convertido al planeta en un baluarte blindado de la "guerra contra el terrorismo islámico", no por voluntad propia sino por voluntad bíblica del "Señor" que guía los tanques Abrams y los misiles y aviones de última generación con los que EEUU invade y perfora los países para luego "reconstruirlos".

En este sendero, las "perlas" discursivas de Bush con la Biblia y la religión son verdaderos "logros" que los medios norteamericanos, la mayoría de filiación demócrata, destacan en letra de molde para demostrar que el actual habitante de la Casa Blanca está más cerca del manicomio que de la política.

La prensa internacional  acaba de sacar de archivo una de esas "perlas", donde Bush, en un documental de la BBC, aseguró que decidió invadir Afganistán primero, e Irak después, siguiendo las "órdenes de Dios".

Las confesiones de Bush se habrían producido en junio de 2003 (Irak fue invadido en marzo de ese mismo año) en el balneario turístico de Sharm el Sheij, en la península egipcia del Sinaí, durante un encuentro con el presidente palestino, Mahmud Abas - entonces primer ministro - y Nabil Shaath, entonces jefe de la diplomacia palestina.

Según las confidencias que la BBC ha recogido de Shaath, Bush le habría dicho: "Tengo una misión de Dios. Dios me dijo, George, ve y lucha contra esos terroristas en Afganistán. Y lo hice. Y entonces me dijo, George, ve y acaba con la tiranía en Irak. Y lo hice".

A continuación, y siempre según el relato del diplomático palestino, Bush habría añadido:
 "Y ahora, nuevamente siento que las palabras de Dios vienen a mí: 'Da a los palestinos su Estado y a los israelíes la seguridad, y logra la paz en Oriente Medio'. Y por Dios que lo voy a lograr".

La BBC también dijo haber recogido el testimonio de Abas, quien sucedió al fallecido Yaser Arafat al frente de la Autoridad Nacional Palestina y que se acuerda, o quiere acordarse, de unas palabras menos mesiánicas.

Según el también conocido como "Abu Mazen", Bush habría dicho, simplemente: "Tengo una obligación moral y religiosa. Por tanto, voy a daros un Estado palestino".

Atentos a estos juegos operacionales mediáticos que puede terminar con Bush metido en un juicio político por "insanía", los estrategas de la Casa Blanca salieron a desmentir los dichos y fundamentos religiosos de Bush para invadir y ocupar Irak y Afganistán.

Aunque en un primer momento la Casa Blanca no quiso hacer comentarios por considerarlo una conversación privada, posteriormente la BBC recogió en su página web un desmentido.

"Nunca hizo esos comentarios", manifestó el portavoz Scott McClellan, que calificó la historia de "absurda".

Titulado "Israel y los árabes: una paz escurridiza", el documental de la BBC estudia los esfuerzos de paz en Oriente Medio desde el final de la presidencia de Bill Clinton hasta la retirada israelí de Gaza (1999-2005) y se mostrará durante tres lunes a partir del 10 de octubre.

Dios atiende en Wall Street

En realidad, y si se rastrean archivos, se encontrarían decenas, y hasta centenares de ejemplos, de la presencia de la alienación religiosa de Bush, que además consta en una gran cantidad de libros y testimonios sobre su vida.

En Washington se dice que Bush profundizó su proyección en la religión "evangelizadora" a partir de haber superado su dependencia con el alcohol y las drogas, a los que sustituyó con otro tipo de adicción: la locura mesiánica.

Sin embargo, Bush no es cualquier "loco" común que haya sustituido la alineación de las drogas por la alienación de la religión, y cuyo mensaje no va más allá del impacto que pueda producir en otras personas generando psicología y conducta social marginada de la realidad.

Bush, de 59 años, es el presidente de EEUU, la nación imperial más poderosa del sistema capitalista, cuya función no pasa por difundir la Biblia, sino por conquistar países para apoderarse de sus sistemas productivos y recursos naturales, y proyectarse cada vez más en el plano del control militar estratégico del planeta.

Lo que quiere decir que Bush, además de loco, es un loco con escopeta, que tiene bajo sus órdenes y mando a la fuerza militar más poderosa del mundo y un arsenal nuclear estimado en decenas de miles de cabezas nucleares capaces de destruir el planeta centenares de veces.

Y hay que separar la paja del trigo: si Bush hoy no estuviera en el sillón de la Casa Blanca, otro cumpliría la misma función, dado que la maquinaria de expoliación del sistema capitalista liderado por EEUU sólo puede existir (generar rentabilidad y más concentración de propiedad privada en pocas manos) a partir de las invasiones y conquistas de nuevos "mercados".

Y hay que tener en cuenta dos elementos esenciales:

A) Bush no está al frente de la Casa Blanca por "mandato de Dios", sino por la voluntad de la mayoría de la sociedad norteamericana que lo votó en dos elecciones, con lo hay que concluir que si Bush está de manicomio una parte mayoritaria de los estadounidenses pasa por una situación similar o parecida.

B) Las acciones militares criminales y conquistadoras de Bush no responden al "mandato divino" sino a la voluntad y los intereses de los consorcios económicos (bancos, empresas, armamentistas y petroleras) que llegan detrás de los tanques, misiles y aviones, para apoderarse del petróleo y de los recursos naturales, y concretar fabulosos negocios con la "reconstrucción" de los países destruidos militarmente.

De manera tal, que el Dios de Bush no habita en el cielo, sino en Wall Street y en el Complejo Militar Industrial norteamericano desde donde se generan, diseñan y planifican las guerras de conquista de mercados y de apoderamiento de mano de obra y de recursos naturales.

Con lo que hay que concluir que la locura de Bush (como la del pueblo norteamericano que lo vota) no es de origen psiquiátrico-religioso, sino de origen capitalista-expoliador.

El carácter "mesiánico" de las "guerras de Bush" no hay que buscarlo en los sótanos de la psiquiatría,  sino en los sótanos de Wall Street y del "poder real" del capitalismo norteamericano que se beneficia de la alienación mental de Bush para seguir concentrando ganancia y propiedad privada.

Más allá de que sea estúpido, loco, idiota o genocida, detrás de Bush subsiste un sistema de intereses complejos cuya dinámica define las políticas militaristas que ejecutan el presidente norteamericano y su camarilla de halcones, de las cuales se benefician las grandes corporaciones con sede en Wall Street y el Complejo Militar Industrial estadounidense.

Que hay detrás de Bush

Cuando "demonizamos" a Bush, cuando personalizamos en su figura todas las atrocidades del Imperio, estamos perdiendo de vista al sistema interactivo de poder del cual (al igual que todos los presidentes norteamericanos) el actual mandatario es un administrador y ejecutor eventual de políticas de conquista militar que trascienden la psicología o la capacidad mental de Bush.

Por otra parte, estadísticamente, las políticas de saqueo y de invasión militar se diseñaron y fueron ejecutadas durante todos los turnos presidenciales norteamericanos (republicanos o demócratas), incluido el del demócrata Clinton, a quien nadie llamó "loco", "nazi", "estúpido" o "discapacitado mental" después de haber destruido Yugoslavia con 62.000 misiles o de haber asesinado a miles de iraquíes en los primeros bombardeos "preventivos" contra Irak.

Y está claro -para el que investiga sin anteojeras ideológicas- que detrás del "Bush idiota" se encuentra el lobby judío -la logia que controla administrativamente a Bush y a la Casa Blanca- en el cual se corporizan los intereses económicos del llamado "poder real" del capitalismo norteamericano entrelazado en el "Consenso de Washington", y unido por infinidad de "vasos comunicantes" con el resto del capitalismo internacional, con personajes, corporaciones, medios de comunicación, sociedades secretas, que se sitúan detrás del presidente de turno y de sus asesores en Washington.

Generalmente los detractores de Bush se concentran en su "discapacidad mental" o "locura mesiánica", sin ver ni analizar el sistema de poder capitalista que está detrás y se beneficia de sus invasiones.

Y también está claro que al sistema capitalista que hace lucrativos negocios con Bush en la Casa Blanca le conviene que la mayoría piense que todas las calamidades de la humanidad -incluidas las catástrofes naturales- ssuceden porque Bush es el presidente de EEUU.

Y está claro también que si el mundo es "anti-Bush", no es ni antiimperialista ni anticapitalista, es "anti-Bush".

Por lo tanto, las marchas, las protestas, las movilizaciones contra la "guerra", no se realizan contra el sistema capitalista que controla  el imperialismo de Washington, sino "contra Bush", un Bush alienado y criminal que ha superado a Hitler en "maldad".

La "demonización" y sus frutos

La "demonización", de Bush manipulada día y noche por las grandes cadenas mediáticas, también ha calzado en un sector de la izquierda que se ha olvidado del sistema capitalista, de sus leyes históricas de conquista y genocidio de pueblos, para depositar y justificar en Bush su militancia "revolucionaria".

Estas campañas mediáticas masivas y planetarias de nivelación "anti-Bush" (combatir a Bush y preservar el sistema) dieron como resultante que un sondeo internacional, realizado antes de las elecciones de noviembre en EEUU, revelara que más del 90% de la población humana, si pudiera, votaría contra Bush.

Por supuesto que sobre el FMI, los bancos de Wall Street, las petroleras, las corporaciones del complejo militar industrial, nunca nadie hizo ningún sondeo ni explicó qué papel cumplen en la gestión de Bush al frente de la Casa Blanca.

O sea que, a los que digitan la "locura de Bush", les conviene que la humanidad piense que Bush (una pieza funcional y sustituíble del sistema, y no el sistema mismo) es el único culpable de todas las lacras, injusticias y perversidades que azotan al planeta.

Y la lógica también es clara: si Bush es el "problema", mañana lo sacan o lo matan (como lo mataron a Kennedy), y sus negocios seguirán funcionando con otro presidente que sea la contrapartida de la imagen de Bush.

Y esta lógica perversa se alimenta de un axioma: Bush se va, el sistema capitalista queda.

Algo a tener muy en cuenta para no comprar el "anti-Bush" por el "anti-Bush" mismo, que están vendiendo una parte del establishment norteamericano y las corporaciones mediáticas para derrocarlo y ocupar su lugar en la Casa Blanca.

Qué es como decir, realizar los mismos negocios y masacres militares, pero sin Bush.

 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com