El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

NORTEAMERICA  

En la mira:

Karl Rove y la "plana mayor" de Bush con la cárcel en los talones

Tras el testimonio de la periodista Miller el fiscal presentará cargos criminales por el caso de la "espía encubierta de la CIA"

(IAR-Noticias) 14-Oct-05    

Informe especial

El principal asesor de Bush, acusado de filtrar a la prensa el nombre de una espía de la CIALa situación de Karl Rove (llamado el "cerebro de Bush) y de otros prominentes funcionarios de la administración Bush  volvió a agravarse tras el testimonio que brindó a la justicia la periodista del The New York Times, Judith Miller, que sufrió prisión por negarse a revelar sus fuentes sobre el llamado caso de la "espía encubierta de la CIA".

El fiscal Patrick Fitzgerald, que interrogó el miércoles nuevamente a la periodista Miller, presentará
cargos criminales contra altos funcionarios del Gobierno de Estados Unidos, según los abogados involucrados en el denominado "caso Plame".

Varios de los abogados cercanos al caso de la espía Valerie Plame indicaron a varias agencias que Fitzgerald podría concentrarse en cargos por falso testimonio, obstrucción a la justicia y violación de la Ley de Espionaje.

El "caso Plame" apunta sus cañones a funcionarios claves de la Casa Blanca, desde donde supuestamente habría partido la filtración a la prensa de la identidad de la espía de la CIA, Valerie Plame, una revelación que podría ser tipificada como delito.

Destapar deliberadamente la identidad de un agente encubierto de la CIA es un delito federal que puede ser penado con prisión, y por tal razón el "caso Plame" está sacudiendo a la Casa Blanca y al cerrado mundo del poder en Washington.

Entre los nombres de los presuntos "soplones"  figuran el de Karl Rove, principal asesor estratégico del presidente de George W. Bush, y Lewis "Scooter" Libby, jefe de Gabinete y mano derecha del vicepresidente, Dick Cheney.

Rove está considerado como el hombre "clave" del diseño de la estrategia política de Bush, y Libby es la polea de transmisión entre la Casa Blanca y el "lobby judío" que centraliza las influencias y los negocios entre la administración y los grandes bancos y corporaciones. (Ver: )

Rove, de 55 años, reputado por sus tácticas agresivas -o lo que sus críticos consideran "juegos sucios"- colaboró con Bush para ganar la gobernación de Texas, y desde entonces lo encaminó a la presidencia en 2000 y 2004.

Entre sus principales "méritos" está el de haber "propagandizado" las invasiones a Irak y Afganistán con la finalidad de conseguir consenso para que las tropas norteamericanas conquistaran esos países.

Karl Rove es uno de los que está presente cuando Frances Townsend, Asesora de Seguridad Interna del Presidente y jefa de operaciones antiterroristas del personal de Seguridad Nacional, le alcanza a Bush lo que se conoce como el Informe Diario de Amenazas del Presidente (PDTR en inglés), o, en lenguaje burocrático, el "Palo de Golf".

Dentro del temor que envuelve a la Casa Blanca por su situación,  se prevé que Rove comparezca el jueves por cuarta vez  ante el jurado que investiga el caso, que finalizará sus pesquisas a finales de este mes.

Rove, llamado el "cerebro" de Bush, aparece en varios emails como una de las fuentes que reveló a la prensa la identidad de un agente de la CIA en medio de una investigación muy crítica con el gobierno republicano tras la invasión a Irak, según reveló ayer la revista Newsweek.

El semanario Newsweek obtuvo la información sobre Rove de dos abogados que pidieron no ser identificados porque ambos representan testigos en el caso cuyas posiciones son cercanas a las de la Casa Blanca. El periodista Cooper y una vocera de Time declinaron hacer comentarios.

Los correos electrónicos fueron enviados por la revista Time a un gran jurado que investiga quién destapó la identidad del agente de la CIA, algo penado por la ley.

El caso armó un gran escándalo en EEUU y puso a dos periodistas a un paso de la cárcel por desobedecer un dictamen judicial que les ordenó que identifiquen a sus informantes.

Finalmente solo Miller cumplió varias semanas en prisión, y luego, al revelar sus fuentes ante el fiscal, fue liberada.

El origen del episodio se remonta a julio de 2003, cuando el nombre de la agente de la CIA Valerie Plame apareció en una columna del periodista Robert Novak.

Fue ocho días después de que el marido de Plame, el ex embajador Joseph Wilson, acusara públicamente al gobierno de Bush de torcer la verdad para justificar la guerra en Irak.

Wilson había sido enviado por la Casa Blanca un año antes a Niger para investigar si Saddam Hussein buscó comprar uranio en esa nación africana para fabricar armas prohibidas. A su regreso, el diplomático dijo que nada de lo que la Casa Blanca afirmaba sobre Saddam y Niger era cierto.

Después de que el nombre de su esposa apareciera en la prensa, Wilson dijo que ese hecho ponía en riesgo su vida por tratarse de una agente de inteligencia y acusó a Rove de haber revelado el nombre como venganza. Después, Wilson se retractó.

Finalmente, el nombre de Karl Rove, el funcionario a quién se considera el "arquitecto" de la carrera política de Bush,  apareció en los e-mails que el periodista Mathew Cooper intercambió con sus editores de Time.

Junto Judith Miller, su colega de The New York Times, Cooper fue obligado por la Justicia a dar los nombres de sus informantes sobre sus crónicas ligadas al caso.

La revista Time accedió a principios de julio a entregar e-mails y algunas notas de su periodista. "Nosotros no estamos por encima de la ley", comentó Norman Pearlstine, el editor en jefe de esa publicación al anunciar que cooperarían con la investigación.

Pero Miller se negó  a revelar sus fuentes en protección a su secreto profesional, y fue encarcelada.

Un fiscal especial fue designado para investigar la filtración y citó a los periodistas para que revelaran la fuente, lo que finalmente hizo Miller para salir de la prisión.

La revista Newsweek había informado que uno de los abogados que representan a un testigo cercano a la Casa Blanca dijo que hay una creciente "preocupación" en la Casa Blanca de que el fiscal del caso esté finalmente interesado en Rove.

La inminente conclusión del trabajo del jurado ha hecho que el fiscal esté apretando las tuercas a todos los testigos para hacerse con las piezas restantes de un rompecabezas que lleva componiendo desde hace casi dos años.

Miller, periodista del diario The New York Times que pasó 85 días en la cárcel por su negativa a testificar, ofreció el jueves al fiscal  Fitzgerald nuevos datos sobre sus conversaciones con la mano derecha de Cheney,  Lewis "Scooter" Libby.

La periodista compareció a finales de septiembre ante el jurado, donde habría hablado sobre sus entrevistas con Libby y el miércoles ofreció información adicional tras encontrar notas de un encuentro con el asesor de Cheney en junio de 2003.

Según revelaron agencias y medios estadounidenses, en las anotaciones que Miller encontró -en la redacción del Times en Manhattan tras su testimonio del 30 de septiembre- aparece el nombre de Joseph Wilson, ex diplomático y marido de Plame, quien criticó abiertamente los motivos de Bush para justificar la invasión de Irak.

La información demuestra que Libby habló con la reportera sobre Wilson antes de que la publicación del nombre de su esposa desatase este complejo revuelo legal.

Miller y su abogado, Robert Bennett, declinaron hacer declaraciones a la salida del tribunal federal en Washington donde testificó la periodista.

La ocupación secreta de Plame se supo pocos días después de que su marido refutase la acusación realizada por Bush, de que el entonces líder iraquí Sadam Husein había intentado comprar uranio en Níger.

Según Wilson, la filtración fue una represalia de la Casa Blanca por ese episodio, más concretamente de Libby y de Karl Rove.

En febrero de este año  la Casa Blanca anunció que Karl Rove, el "arquitecto” de la victoria electoral de 2004 (para muchos el hacedor de toda la carrera política de Bush) se convertiría en jefe adjunto del equipo de la Casa Blanca, manteniéndose como consejero principal y asesor del Presidente.

Esta designación implicaba como señalaron algunos funcionarios a la prensa en ese momento , que Rove “coordinará la política dentro de los diversos consejos” de la Casa Blanca -incluida la seguridad nacional y la seguridad interna- mientras “continúa vigilando la estrategia para hacer avanzar” el programa de gobierno de Bush.

Para los especialistas Karl Rove es el hombre que con sus estrategias electorales lo llevó a W. Bush a ocupar la gobernación de Texas, a su reelección como gobernador, y luego a ocupar el sillón de la Casa Blanca, la máxima jerarquía política en el estado imperial norteamericano.

Su involucración en la  investigación de la filtración del nombre de la agente encubierta  lo situó inmediatamente en la mira de la oposición demócrata que lo tiene como el blanco principal de las acusaciones.

De Rove, Bush suele decir en ronda de amigos que es el hombre que siempre "tiene un plan".

Veremos que plan se le ocurre para convencer al fiscal y al tribunal que lo enjuiciará.

 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com