El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

NORTEAMERICA  

Difundido por The New York Times el documento oficial entregado al Congreso intenta demostrar que las fuerzas invasoras de EEUU ¡no mataron a ningún civil! en Irak.

Un informe revela como el Pentágono manipula la cifra de muertos en Irak

(IAR-Noticias) 31-Oct-05    

La estrepitosa caída de Bush en las encuestas, los diversos frentes de tormenta que enfrentan los funcionarios de la Casa Blanca, el watergate militar en Irak, parecen conducir a los estrategas de comunicación oficial a manipulaciones que rozan lo burdo y el absurdo.

Una muestra de esto último es un informe del Pentágono donde se señala que la totalidad de victimas civiles en Irak suma la cantidad de 26.000 muertos, una cifra que, a la luz de las estimaciones realizadas por  diversas organizaciones internacionales, ONGs, y la prestigiosa revista científica británica The Lancet, resulta exigua, y solo comprendería una tercera parte de las muertes reales producidas por la ocupación militar.

 En marzo de este año,  The Lancet hizo una proyección y alcanzó la cifra de 98.000 civiles muertos en Irak desde el comienzo de la guerra, en marzo de 2003.

Pero lo más sorprendente es que el informe del Pentágono -revelado por el diario The New York Times- atribuye esa cantidad de muertos a los ataques y atentados de la resistencia iraquí, sin contabilizar ningún muerto como producto de los bombardeos y operaciones militares de las fuerzas ocupantes estadounidenses.

En otras palabras, los únicos que mataron civiles fueron los rebeldes, las fuerzas ocupantes no contabilizan ningún muerto civil iraquí en su haber.

Las organizaciones internacionales de derechos humanos y las ONG que actúan en Irak, estiman que solamente en las dos operaciones militares de ataque y bombardeo a Faluya, el año pasado, murieron más de 3000 civiles, entre ellos niños, mujeres y ancianos.

Además -y para resaltar solamente un ejemplo- están las victimas civiles de las incontables operaciones represivas y bombardeos "quirúrgicos" de la aviación y las fuerzas norteamericanas contra poblaciones civiles que la prensa ha registrado durante 31 meses de ocupación militares.

Todas estas operaciones, donde los ataques indiscriminados matan a niños, mujeres y ancianos, además del resto de la población, llevan a pensar que la estimación de muertos supera largamente los 100 mil muertos contabilizados en marzo por The Lancelot.

El diario The New York Times difundió el domingo  un informe enviado al Congreso de EEUU, en el que la cifra de víctimas civiles -sin distinción entre muertos y heridos- ocupa un solo párrafo en la página 23, casi al pasar, y ese balance es atribuido en exclusividad a los ataques de la resistencia.

Pero el dato es significativo, ya que es el primer informe oficial sobre el tema. Hasta ahora el Ejército había evitado cualquier discusión pública respecto de este punto.

El balance es incompleto pues no tiene en cuenta a los fallecidos o lesionados por las fuerzas de EEUU o de sus aliados en Irak, y muestra que el Ejército maneja más información sobre el número de víctimas de lo que admitió hasta ahora,  señala el Times.

Según el informe del Pentágono, la cantidad de muertos y heridos ha aumentado constantemente, y en los primeros seis meses de 2004 el promedio diario fue de 26, en la segunda mitad, 40. A comienzos de 2005 ya eran 53, y ahora son 63 víctimas por día. Así, hasta mediados de setiembre, la cifra suma 25.902 víctimas.

Pero esta cifra solo comprende a los muertos producidos por la resistencia iraquí.

Luego de negar durante más de dos años que llevara el cálculo de las víctimas civiles de la guerra en Irak, el Departamento de Defensa de Estados Unidos acaba de difundir, casi en silencio, una estimación, señala The New York Times.

Según el diario neoyorquino la cifra es notablemente menor a las que difundieron organismos internacionales de derechos humanos.

Es que el conteo del Pentágono sólo incluye a las víctimas de ataques de la resistencia, pero no se refiere a los hombres, mujeres y chicos alcanzados por fuego estadounidense, dice el Times.

Los números del informe del Pentágono fueron compilados en base a informes de las tropas de ocupación tras responder a ataques insurgentes, explicó al diario neoyorquino el coronel Barry Venable, portavoz del Pentágono.

Las cifras pueden ser deficientes, explicó aludiendo a las críticas, porque las fuerzas de EEUU no responden a todos los ataques, y los conteos iniciales son muchas veces incompletos.

El vocero del Pentágono aclaró que "este balance no intenta brindar un conteo integral de las víctimas iraquíes", sino mostrar "tendencias en el resultado de los ataques insurgentes".

El documento "Midiendo la estabilidad y la seguridad en Irak" es el segundo de los informes trimestrales que comenzó a exigir este año el Congreso de EEUU, en el marco de la ley que permite incrementar los gastos de Defensa.

El primero, entregado en julio, fue criticado por algunos legisladores por aportar muy poca información sobre los esfuerzos en el país árabe. El segundo, con el doble de páginas, se publicó en el sitio Web del Departamento de Defensa hace pocos días. Los datos sobre víctimas civiles se agregaron a raíz de "preguntas específicas" de los congresistas.

"Estábamos muy interesados en esto", aseguró un asesor del senador demócrata Patrick Leahy, quien impulsó el pedido de informes al Pentágono. "Tras negarlo, ahora nos dan algo concreto para poder discutir", agregó.

Hasta ahora el Ejército decía que sus estadísticas eran tan incompletas que no las daría. En julio, el coronel Steven Boylan, vocero de las tropas de EE.UU. en Bagdad, afirmó: "No tenemos capacidad de contar las víctimas en cada localidad de Irak".

Las victimas civiles ocupan el centro del escenario de las guerras desde comienzos del siglo XX, principalmente las invasiones y ocupaciones militares imperialistas como es el caso de Irak y Afganistán, países que luego padecieron el saqueo de sus recursos naturales por parte de las transnacionales que llegaron con las tropas invasoras, como es el caso del petróleo en Irak.

Según un estudio realizado en 2001 por el Comité Internacional de la Cruz Roja, en la I Guerra Mundial (guerra intercapitalisa) morían nueve soldados por cada civil.

Ahora, en las invasiones y ocupaciones imperialistas de EEUU,  mueren 10 civiles por cada soldado.

La manipulación para "esconder" a los muertos de EEUU

La metodología de "esconder" o disfrazar la verdadera cifra de muertos -tanto propios como de iraquíes civiles- es un recurso utilizado habitualmente por los estrategas comunicacionales del Pentágono para disimular su estrepitosa derrota militar en Irak

El Pentágono manipula estas cifras, no presentándolas en el momento de ocurrir las bajas, sino como una "totalidad periódica", lo que deforma la comprensión de las muertes diarias que no son informadas por los portavoces militares.

Y aquí el objetivo de no informar sobre las muertes en el momento de ocurrir, produce el efecto mediático de diluir en lo "general" las muertes diarias de soldados norteamericanos, que de ser informadas producirían un enorme impacto en la sociedad norteamericana y en la opinión pública internacional.

De esta manera, Washington y la prensa internacional "asociada" convirtieron a Irak en un status quo donde los únicos que mueren a diario son los iraquíes (rebeldes, civiles  o colaboradores de EEUU), y los soldados norteamericanos sólo aparecen muertos en las "estadísticas generales".

En términos de efecto comunicacional, una cosa es informar  todos los días :"hoy murieron 2 soldados de EEUU en Irak" (la cifra que da el promedio general), y otra es informar periódicamente: "1805 soldados de EEUU murieron en Irak desde marzo de 2003".

Con este método "informativo" sacan de escena y despojan de "dramaticidad" la muerte diaria de los militares estadounidenses como consecuencia de los ataques de la resistencia iraquí, que los propios jefes militares norteamericanos sitúan entre 50 acciones por día.

Y a su vez, y como resultante de la acción psicológica, minimizan la efectividad de los ataques rebeldes sobre las tropas norteamericanas, cuyas bajas diarias son  preservadas por los portavoces militares, que sólo informan de "algunas" de las muertes días después de ocurridas.

De la misma manera que deforman la comprensión de la ocupación militar y de la resistencia armada,  calificando de "terroristas", "insurgentes", o "suicidas" a los combatientes iraquíes, también ocultan la muerte de sus soldados mediante la trampa de no informar a diario sobre esas bajas.

Las cadenas internacionales mediáticas, cuyas empresas propietarias son socias de las cruzadas militares de Washington, se prestan a ese juego de ocultamiento brindando periódicamente las "cifras generales" y sin analizar ni preguntar dónde y cómo murieron los 2.015 soldados de EEUU que arrojan las estadísticas y conteos de la prensa internacional sobre la base de la información oficial..

Esta manipulación mediática con la cifra de muertos o con la demonización de los que resisten a la ocupación militar ("terroristas", "insurgentes", "suicidas", etc) permite que los funcionarios de Washington, el Pentágono o el Departamento de Estado hablen con total impunidad del "éxito militar" en Irak.

Los números son concretos y valen más que millones de palabras: si la prensa internacional contara cuántos, y cómo mueren a diario los marines norteamericanos en Irak, Bush hace mucho tiempo que ya hubiera sido sometido a un juicio político y el "síndrome" Vietnam ya hubiera acabado con su gobierno.

La muerte de militares estadounidenses ha experimentado un aumento vertiginoso en los últimos diez meses, principalmente a partir del mes de enero de este año, donde los conteos de Reuters, AP y otras agencias (sobre la base de información oficial) señalan que han muerto más de 500 soldados de EEUU en Irak en lo que de 2005.

Pero más sorprendente todavía son las cifras que se desprenden comparando el actual número de fallecidos norteamericanos con los números dados oficialmente por la Casa Blanca en septiembre de 2004.

En  septiembre de 2004, el portavoz oficial de la Casa Blanca, Scott McClellan, anunció que las últimas cifras mostraban que 997 militares norteamericanos habían muerto en Irak, a 18 meses de la ocupación militar de ese país en marzo de 2003.

Comparado con los 2.015 muertos actuales esto quiere decir que, en sólo trece meses, los norteamericanos perdieron 1.018 soldados en Irak, el doble de lo que perdieron en los restantes 18 meses de ocupación militar.

El número de muertos de EEUU revela, por sí solo, que Bush y el Pentágono fracasaron estrepitosamente con su estrategia militar en Irak.

Pone en evidencia  la magnitud del accionar creciente y mortífero de la guerrilla iraquí, y nutre la argumentación de la organizaciones que en EEUU y en todo el mundo preparan gigantescas movilizaciones para reclamar que las tropas norteamericanas regresen a casa.

El inevitable síndrome Vietnam en EEUU, tal como anunciara que ocurriría el senador Kennedy, es un hecho sólo retrasado por la manipulación mediática que hace el Pentágono con el número diario de muertos y mutilados.

 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com