El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

NORTEAMERICA  

Un prisionero, aterrorizado por un perro en la prisión de Abu Ghraib. (The Washington Post)En tanto crece la presión sobre la Casa Blanca para que revele detalles sobre las prisiones secretas de la CIA,  que solo son conocidas por el presidente de EEUU y un puñado de funcionarios.

Bush justificó los programas de tortura de la "guerra contraterrorista"

 

(IAR-Noticias) 08-Nov-05  

George W Bush y  Porter Gross, actual director de la CIA.

Pese a la presión sobre la Casa Blanca para que revele detalles del llamado sistema encubierto de prisiones de la CIA, George W. Bush justificó enérgicamente el lunes los programas de interrogatorio  en la "guerra antiterrorista" y se opuso a una iniciativa del Congreso para proscribir la tortura.

"Hay  un enemigo al acecho que confabula, planea y desea volver a herir a Estados Unidos'', dijo Bush. ``Por lo tanto pueden estar seguros de que vamos a perseguirlos agresivamente, pero lo haremos dentro de la ley''.

''No torturaremos'', aseguró el mandatario.

Protestas en Panamá

Bush fue declarado "non grato" por organizaciones estudiantiles y docentes en Panamá el lunes.

Bush habló durante  una conferencia de prensa conjunta con el presidente panameño Martín Torrijos en la última jornada de una gira latinoamericana de cinco días. Bush terminaba el día en Virginia en un acto político.

Por otra parte, Bush eludió una pregunta sobre la investigación de la CIA sobre una filtración y no quiso responder si ha cumplido la promesa de su campaña en el 2000 de atenerse al espíritu de las leyes federales de ética.

''Tomamos esta investigación muy seriamente y seguiremos cooperando durante la investigación'', se limitó a responder.

En tanto, y pese a la oposición de la Casa Blanca, el Senado aprobó un proyecto de ley que prohíbe la tortura.

Por su parte, la Corte Suprema admitió ayer un recurso contra los tribunales militares del gobierno para presuntos terroristas extranjeros, un caso en el que están en cuestión los poderes del ejecutivo en tiempos de guerra.

La intervención del tribunal es inquietante para la Casa Blanca, que ha sido blanco de críticas por el tratamiento de los detenidos y reprendida por la Corte Suprema el año pasado por mantener a los combatientes enemigos en un limbo legal.

Soldado de EEUU hace  señal de victoria sobre el cadáver de un torturado conservado en hielo. (AP)

No obstante, según el diario The New York Times el Departamento de Defensa de Estados Unidos aprobó nuevas instrucciones destinadas a incrementar el control sobre el interrogatorio de "sospechosos de terrorismo".

De acuerdo con  el Times, las nuevas reglas fueron firmadas sin ninguna publicidad la semana pasada.

Las mismas prohíben los actos de tortura física y mental, y responsabiliza a los comandantes y altos funcionarios del Pentágono por todas las actividades de interrogación.

Además prohibe el uso de perros militares durante los programas de interrogación.

De acuerdo con el informe del influyente rotativo neoyorkino, las nuevas reglas también exigen a los interrogadores de la CIA seguir los lineamientos militares cuando interrogan a prisioneros del Pentágono.

El Times señala que las nuevas instrucciones permitirán al Ejercito editar  un largamente demorado manual para interrogadores que incoporará las lecciones aprendidas a raíz de los escándalos ocurridos en Abu Ghraib y otras prisiones.

La semana pasada The Washinton Post reveló que la agencia de inteligencia estadounidense  esconde e interroga a destacados presuntos miembros de Al Qaeda en una "instalación secreta" en Europa del Este

La CIA esconde e interroga a destacados presuntos miembros de Al Qaeda en una "instalación secreta" en Europa del Este, como parte de un "sistema encubierto de prisiones", afirma el Post.

El diario, que cita a funcionarios estadounidenses y de otros países conocedores del este asunto, indica que el "sistema encubierto de prisiones" fue establecido por la CIA hace cerca de cuatro años.

En varias ocasiones, el sistema contó con lugares de reclusión en ocho países, incluidos Tailandia, Afganistán y algunas "democracias del este de Europa", así como un pequeño centro en la prisión de Guantánamo, en Cuba.

La red secreta de centros de detención "es un elemento central en la guerra no convencional de la CIA contra el terrorismo", añade el Post señalando que estas operaciones dependen de la cooperación de los servicios de
inteligencia extranjeros y de mantener el su existencia en secreto.

La existencia y ubicación de las instalaciones, a las que en documentos clasificados de la Casa Blanca, de la CIA, del Departamento de Justicia y del Congreso se les llama "lugares negros", es conocida solamente por un puñado de funcionarios en EEUU y por el presidente y unos pocos miembros de los servicios de inteligencia de cada país donde se encuentran, puntualiza el Post.



 

 

 

 

 

 

 

La CIA ha tenido en este sistema más de un centenar de detenidos, de los cuales una treintena son considerados importantes sospechosos terroristas y están confinados en instalaciones financiadas por la agencia estadounidense y gestionadas por su personal en Europa del Este, según The Washington Post.

Las instalaciones para presos de esa categoría en Tailandia y Guantánamo fueron cerradas en 2003 y 2004, respectivamente.

Otro grupo de alrededor de 70 detenidos y considerado menos importante, pasó por los "lugares negros" y posteriormente fueron entregados a los servicios de inteligencia de Egipto, Jordania, Marruecos, Afganistán y otros países, según The Washington Post.

Los prisioneros del primer grupo están aislados del mundo exterior, en la oscuridad, a veces en celdas subterráneas, no se les reconocen derechos legales y nadie que no sea de la CIA puede hablar con ellos o verles, según dijeron las mencionadas al Post.

Durante un editorial titulado Abuso en Secreto, en marzo pasado,  The Washington Post aseguraba que hechos de tortura como los de la prisión Abu Ghraib en Bagdad "han ocurrido y todavía ocurren en la red de detención global confidencial que mantiene la Agencia Central de Inteligencia (CIA)."

Según el influyente diario norteamericano, en las prisiones clandestinas en Afganistán y en otras partes, y en centros penitenciarios dirigidos por países aliados de Washington, la CIA mantiene decenas de reos al margen de todo proceso legal, incluso sin que los familiares de los detenidos conozcan su localización.

El Post señalaba en su editorial  que algo muy parecido ha ocurrido con las cárceles dirigidas por el Departamento de Defensa, pese a que supuestamente después de lo de Abu Ghraib existen planes para reestructurar el sistema de detenciones bajo jurisdicción de los militares.

Pero Jean Paul Marthoz, portavoz de la organización humanitaria internacional Human Rights Watch (HRW) en Bélgica, señaló que, de acuerdo con una investigación independiente, las instalaciones de la CIA en esa región estarían ubicadas en Polonia y Rumania.

El año pasado, HRW divulgó un informe sobre "prisioneros fantasmas" de la CIA, recluidos en lugares no revelados luego de ser detenidos en países como Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Marruecos, Pakistán y Tailandia.

El grupo reconoció que era difícil obtener información de primera mano sobre el trato que reciben esos detenidos, pero subrayó que informes de prensa citan en forma reiterada a fuentes de gobierno que admiten casos de torturas.

"Bajo la ley internacional, los estados tienen la obligación de vigilar e impedir la tortura. La transparencia es uno de los elementos clave para lograr esto, así como las detenciones dentro del marco legal", dijo a IPS Priti Pate, abogada de la organización Human Rights First ("Derechos humanos primero"), con sede en Nueva York.

"Aun en el contexto de la guerra, Estados Unidos está obligado según las reglas militares y las leyes internacionales sobre derechos humanos a tener una lista de detenidos e información sobre dónde permanecen recluidos. Pero no parece que el Congreso (legislativo) haya tenido acceso a esa información", añadió.

Según The Washington Post, a los interrogadores en los así llamados "sitios negros" se les permite usar "técnicas perfeccionadas" para obtener información de los detenidos, incluyendo la "tabla de agua" (waterboarding), método de tortura por el cual se ata al interrogado a una madera y se lo hunde en agua hasta el límite del ahogo.

El portavoz de Seguridad, Libertad y Justicia de la Unión Europea (UE), Friso Roscam, anunció una investigación sobre estas versiones, e indicó que si se comprueba la existencia de las prisiones secretas la consideraría una violación a las leyes de derechos humanos del bloque.

Polonia es miembro de la UE, y Rumania tiene previsto ingresar al bloque en 2007.

"Debemos averiguar qué es exactamente lo que está ocurriendo. Todos hemos escuchado sobre esto, y tenemos que ver si se confirma", dijo Roscam.

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre tortura, Manfred Nowak, anunció el miércoles que buscará más información sobre esas prisiones clandestinas.

"Cada lugar de detención secreta es vulnerable a que en él se produzcan malos tratos. Ése es el peligro del secretismo", señaló Nowak.


 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com