El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

NORTEAMERICA  

Prorroga de la "Ley Patriota" en EEUU

El Congreso reinstala la "guerra contraterrorista" de Bush

El Congreso de EEUU acaba de lograr un acuerdo para prorrogar la "Ley Patriota", un instrumento legal, nacido después del 11-S, que otorga superpoderes e inmunidad represiva al FBI y los servicios de inteligencia para perseguir y encarcelar a ciudadanos sospechados de "terrorismo".

(IAR-Noticias)  25-Jul-05                                                       

Informe especial

Las dos cámaras del Congreso de EEUU lograron el jueves un acuerdo para prorrogar la controvertida y cuestionada ley "antiterrorista" conocida como "Patriot Act" ("Ley Patriota") antes de que expiren dos de sus conflictivas cláusulas a finales de año, informaron fuentes legislativas citadas por agencias internacionales.

Esta legislación represiva que  se aprobó el 26 de octubre de 2001,fue introducida como respuesta a los ataques producidos el 11 de septiembre de 2001 y otorga superpoderes poderes sin precedentes a los aparatos de seguridad para investigar y detener indiscriminadamente a "sospechosos" de  actos relacionados con el "terrorismo".

La Cámara de Representantes y el Senado negociaron el pacto de prórroga, especialmente de los apartados de la "Ley Patriota" que dan carta blanca al espionaje de EEUU para grabar clandestinamente conversaciones telefónicas de los ciudadanos sospechosos de "terrorismo".

Otro de los capítulos polémicos que será prorrogado antes de que expire el 31 de diciembre es el que autoriza órdenes judiciales secretas para escudriñar libros, documentos y otros artículos en negocios, hospitales y algunos instituciones, como bibliotecas, dentro de la lucha contra el terrorismo.

Bajo el acuerdo, la vigencia de ambos capítulos ha sido extendida por un período de cuatro años, según dijeron fuentes de los partidos demócrata y republicano que hablaron con la condición del anonimato, ya que todavía no se ha hecho el anuncio oficial.

El Gobierno de Bush ha defendido la "Ley Patriota" como el mejor y más eficaz instrumento con que cuenta EEUU en su "lucha contra el terrorismo".

"La Ley Patriota es fundamental en nuestros esfuerzos para combatir el terrorismo y proteger a los estadounidenses", señaló el mandatario estadounidense al iniciarse las negociaciones entre las doas cámaras legislativas para prorrogar el instrumento legal represivo.
 

Los efectos represivos de la Ley Patriota

Cuando fue aprobada la Ley Patriota  los ciudadanos norteamericanos y residentes en el país vieron vulnerados y pisoteados sus más elementales derechos humanos y libertades civiles.

Las metodologías represivas utilizadas por las autoridades y los servicios de inteligencia durante la Guerra Fría, en plena euforia del "anticomunismo" paranoico, volvieron a ser implementadas por la administración Bush utilizando como pretexto el ataque terrorista del 11-S en EEUU.

Al igual que la criminal Ley McCarthy-Walter, empleada durante la Guerra Fría, la USA Patriot socavó las libertades públicas y civiles en EEUU, desató una "cacería de brujas " contra la comunidad islámica, y convirtió al país en una orgía desatada del espionaje represivo.

Siguiendo las pautas establecidas por la política del gobierno de Bush tras los ataques terroristas del 11 de septiembre, el FBI argumenta que se ve obligado a poner en práctica estas medidas debido al estado de "guerra contra el terrorismo", la que -según el criterio oficial- está por encima a todas las libertades civiles fundamentales, inclusive la Primera Enmienda a la Constitución, que garantiza la libertad de expresión y la asociación libre.

Para las víctimas, este espionaje no es más que la resucitación del maccartismo, cuyo objetivo es silenciar a los los grupos, activistas  y dirigentes que se oponen a la estrategia belicista y las distintas políticas represoras  de la administración Bush.

Desde la arbitraria detención de los ciudadanos sin una acusación formal, la persecución de inmigrantes, procesos judiciales sin garantías y en secreto, sin excluir la detención indefinida sin juicio, hasta la más feroz persecución de "sospechosos" sin pruebas, volvieron a predominar en  el panorama político norteamericano.

La Ley Patriota otorga al gobierno la potestad de imponer "orden mordaza" a las personas e instituciones que son obligadas a dar registros e información bajo pena de cárcel si se niegan.

Amparado en esta ley, desde mediados del año 2004 el FBI ha puesto en práctica planes y operaciones de espionaje interno orientados a intimidar y agredir a los adversarios de la política belicista  del gobierno de Bush.

La metodología de persecución, acopio de información y procedimientos operativos se basan en postulados de la "guerra contraterrorista" externa. Se identifica a los adversarios de Bush como incursos dentro de un "eje del mal" interno que amenaza la seguridad nacional de EEUU.

La metodología "contraterrorista" del FBI aplicada contra los activistas "antiguerra" busca crear cierta mentalidad para confundir al terrorismo externo con toda oposición que pueda producirse dentro del país.

La premisa básica es que toda persona que se oponga a la política extranjera o interna del gobierno es, por obligación, culpable de auxiliar e incitar a los terroristas.

Creada a partir del "atentado terrorista" a las Torres Gemelas, la legislación avasalla y quebranta el derecho de amparo otorgado por la Constitución, la cual impedía las persecuciones arbitrarias así como los registros y arrestos ilegales.

La Patriot USA de Bush permite que, sin autorización expresa, todas las dependencias represivas (policiales o de inteligencia) tengan acceso a correos electrónicos, conversaciones por teléfono y hasta videos de las actividades cotidianas de cualquier ciudadano.

Todo este espionaje lanzado sobre cualquier ciudadano, puede ser presentado sin más trámite como prueba y testimonio ante un gran jurado.

La suspensión de los derechos civiles, tanto como la manipulación masiva de la  psicosis "antiterrorista" a través de los medios de comunicación, fueron utilizados por la administración Bush como argumento principal para justificar las invasiones y ocupaciones militares en Afganistán e Irak.

En el presente se la sigue utilizando para justificar las persecuciones represivas contra los opositores internos, y constituye la piedra basamental de las "guerras contraterroristas" (doctrina de la Guerra Preventiva) lanzadas por el Imperio norteamericano para apoderarse de recursos estratégicos en todo el planeta.

La imposición de la "Ley Patriot" a los gobiernos latinoamericanos constituye el "marco legal" de la "Guerra Contraterrorista" que la CIA, el Pentágono y el Departamento de Estado ya están aplicando en Latinoamérica.

El ex Fiscal de la nación, John Ashcroft, compareció ante el Comité Judiciario del Senado en diciembre, 2001, para explicar la lógica en la que el gobierno se basaba para adoptar las medidas dictatoriales de "seguridad interna".

Ashcroft defendió las acciones del gobierno para crear tribunales militares secretos en los cuales enjuiciar a individuos acusados de ser terroristas y puntualizó que todo el que criticara esas medidas "le estaba dando munición a los enemigos de Estados Unidos".

Luego formuló una advertencia: "A aquellos que les gusta asustar a la gente que aman la paz con el fantasma de las libertades que han desaparecido les tengo este mensaje: las tácticas de ustedes sólo ayudan a los terroristas, pues socavan la unidad nacional y disminuyen nuestra determinación". [Ver en inglés “Ashcroft defends Bush’s war against the Constitution: Tells Senate hearing that critics ‘aid terrorists’”].
 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com