El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

NORTEAMERICA  

 

Sobre Al Qaeda y los usos del miedo: ¿Qué terrorismo?

 
 

(IAR-Noticias)  28-Sept-05

Nuestros políticos saben que el doble rasero que tenemos para medir la tragedia es proverbial. Si los muertos se cuentan por docenas cada día en Irak, saben que eso no provocará ningún movimiento social.

Editorial CNT, Argentina

Como si se tratara de una calculada estrategia, desde que sucedió el todavía enigmático 11-S vemos sucederse hechos trágicos en esta zona del mundo occidental donde los nuevos terrorismos parece ser que han puesto sus miras. Los terrorismos locales tradicionales han quedado mudos ante el desconcierto que llamado islamismo radical consigue crear en nuestras sociedades.

 

 

Y es que el eco de cualquier atentado siempre es reproducido no por sus creadores, sino por los estados. Y nuestros estados han decidido crear eso que han denominado "al-quaeda", extraña especie de Doctor No adaptado a los tiempos que corren.

Mientras, nosotros, la gente, somos incapaces de saber si existen o no, por donde andan o de tomar cualquier medida precautoria. La cuestión era, que tuviéramos el miedo en el cuerpo, que se creara una amenaza silenciosa y que sirviera de coartada para hacer ciertas cosas que no se pueden hacer en tiempos de paz. Quien anda por detrás del escenario lo ignoramos. Cómo se consiguen elaborar y realizar estos atentados ante la mirada de todas las policías del mundo también. Nosotros servimos para poner la sorpresa y como no, los muertos.

Nuestros políticos saben que el doble rasero que tenemos para medir la tragedia es proverbial. Si los muertos se cuentan por docenas cada día en Irak, saben que eso no provocará ningún movimiento social. Si la amenaza de la muerte, esa misma muerte, se cierne sobre nuestras ciudades, entonces se produce, pero el resultado es el miedo, no la repulsa ante la violencia gratuita y asesina que occidente ejerce en la mayor parte del mundo. Y es fácil explotar ese miedo, como también lo es hacerlo con la indiferencia que mostramos respecto a los padecimientos de otras sociedades.

Toca extremar la vigilancia, aumentar el control, despellejar aun más el precario remedo de democracia que tenemos. Convertirnos en sospechosos para nosotros mismos. Administrar la psicosis colectiva. Generar desconfianza en todos para que el individuo pueda tener una sensación de seguridad que sabe falsa, pero que es lo único a lo que puede agarrarse. Y cuando hay miedo, los derechos del otro se deshacen bajo lo que se pretende llamar "el imperio de la ley". Volvemos a ver como se sacan los viejos conceptos, el orden, la seguridad, la ley, control, guerra permanente. Nos los creemos, los usamos, los repetimos, asentimos.

Pero todo ese aumento de la vigilancia, ¿nos trae la seguridad o nos instala en la inseguridad permanente? ¿queremos en realidad paliar las desigualdades y la injusticia en el mundo o simplemente queremos mantener nuestro islote de falsa paz? Alguien hablaba de la tercera guerra mundial, ésta ya sin escenario geográfico definido ni declaraciones ni convención de Ginebra.

Los réditos de esta inseguridad son elevados. Y sus administradores son los estados. En nada revierten en los pueblos sometidos, que siguen siendo ignorados, y cuya muerte sigue siendo barata en el mercado mundial. La cuestión es intentar darse cuenta de si nuestros gobernantes están preocupados de nuestra seguridad o no.

Ahora se cumplen 60 años del lanzamientos de las bombas atómicas en Japón. Desde entonces, la radiación, proveniente de esas y de otras explosiones, de las centrales nucleares, del almacenamiento de residuos, de la utilización de armamento nuclear en todas las guerras modernas, va sembrando víctimas en todo el mundo. Esa preocupación no figura en la agenda.
La industria del armamento sigue siendo la más saneada y la que genera la investigación que después se reparte en otros fines del capitalismo. Pero no hay problema en eso. La consideran una actividad "decente". La ocupación económica, continuación de la guerra cuando ésta no produce el suficiente beneficio, no se condena. Los países son esquilmados en sus recursos y ahogados por la deuda externa. El FMI condena diariamente a la pobreza a millones de personas, obligando a la privatización de los servicios y por tanto hurtándolos a los más pobres. Nadie entrará en su sede y los llevará a juicio acusados de genocidio.

La degradación del medio ambiente es evidente. Las medidas para paliarla, son obviamente insuficientes, y aún los países más ricos de la tierra se atreven a incumplirlas con toda desfachatez. Las empresas necesitan producir contaminantes para seguir vendiendo. Y no veremos por ello entrar las tropas de la ONU en Estados Unidos para obligarles a cumplir el exiguo protocolo de Kioto. La estructura del comercio mundial está establecida para asegurar la ganancia de los más ricos y fomentar la explotación laboral y social en los países más pobres. Las políticas de aranceles se negocian en las cumbres a espaldas de los que mueren cada día víctimas de la competitividad. Los niveles de contaminación hacen ya la vida imposible en muchos lugares, pero ¿por qué sentirnos amenazados por ello, si es para aumentar la ganancia de los que nos suministran los objetos de consumo que tanto nos gustan?

La actividad económica es la realmente protegida en este mundo. Frente a los derechos individuales y colectivos, los derechos de la empresa son los realmente protegidos. Si el turismo devasta constantemente el medio y destruye y reconstruye a los usos del consumo lugares que no son capaces de soportar esa carga humana, no hay que reparar en ello; el negocio es lo primero. Lo que comemos, lo que respiramos y lo que bebemos dista mucho de estar en condiciones saludables, y en muchos casos se convierten en los asesinos de los más pobres. Pero el capitalismo se resiente si los controles se extreman, las empresas deben tener las mínimas trabas posibles para producir y vender. Los transgénicos no se han probado suficientemente, y sus riesgos son totalmente desconocidos, pero son una importante ganancia para las transnacionales, por lo que no se le pueden poner barreras. La ropa que nos ponemos y muchas de las cosas que compramos a bajo precio, es decir, lo que ponen a nuestro nivel para que nosotros nos creamos también ricos, está fabricado por niños que trabajan quince o dieciséis horas al día en lugares que darían miedo sólo imaginar. ¿Nos imaginamos el terror de esas vidas, mientras nos colocamos la marca de Nike, de Adidas, o de otras tantas?

 

 

 

 

 

 

 

 

Las muertes en accidentes de trabajo arrojan una cifras ciertamente aterradoras. Pero como el asesino es el capitalismo, basta con crear un par de comisiones, unos cuantos pactos con nuestras corporaciones sindicales y ya. Repartir unos cuantos cientos de millones en cursillos inútiles y quedamos a gusto con nuestra conciencia. Ningún empresario ha entrado en la cárcel por provocar la muerte de sus trabajadores.

El ocio occidental se basa en producir negocio. Cada fin de semana mueren solo en este país en la carretera más gente que la que murió en los atentados de Londres. En vez de pensar el terror que debería dar el coche, todos preferiremos "aumentar la seguridad", insólita idea que da muestra de la languidez de nuestros criterios, que nos permitirán justificar que maten a cualquier inocente solo por ser sospechoso de terrorista (como el brasileño de Londres) y que veamos normal que ese tal Farruquito no vaya ni siquiera a la cárcel por atropellar primero y después abandonar a su víctima.

Así pues, para qué buscar a nuestros supuestos enemigos en unos tipos desarrapados en los montes de no se sabe que país oriental? ¿acaso nuestros gobernantes nos proporcionan alguna clase de seguridad? Los fabricantes del terror organizado están aquí, vendiéndonos este mundo falso, esta falsa paz, esta falsa seguridad.

Pero cada vez son más los que ven el decorado. Los que se dan cuenta de quien mueve los hilos y porqué. Los que tratan de nos deshumanizarse por el miedo, de no perder la perspectiva frente al panorama. Creamos y creemos; creámonos que somos los que tenemos la posibilidad de crear una sociedad distinta lejos de tanta barbarie, y creémosla. Adelante.
 

 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com