El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

NORTEAMERICA  

 

Signos de bronca en
The New York Times

 
 

(IAR-Noticias)  24-Oct-05

El tema está que arde. Bill Keller, director de The New York Times, acusa a Judith Miller de haber "engañado" al periódico, sobre sus pactos con uno de los asesores del vicepresidente Cheney y el abogado de la reportera afirma que los mandamases del rotativo "animaron" a la periodista a negarse a declarar en el juicio por la filtración del nombre de un agente de la CIA y cuando Miller fue a parar a la cárcel, le dijeron que tendría que dejar su puesto de trabajo si no hacía una "confesión personal".  

Periodista Digital

El todopodero y expeditivo Keller explica que si hubiera sabido los detalles del "embrollo" que se traían Miller y Lewis "Scooter" Libby -el jefe de gabinete de Cheney- "hubieramos sido más precavidos sobre la forma de montar su defensa y quizá hubieramos hecho otras cosas".

Cuenta Javier del Pino en El País que en un correo electrónico interno que refleja el desasosiego de la redacción en las últimas semanas, Bill Keller lamenta "errores". Miller pasó 85 días en prisión por negarse a revelar la identidad de una fuente. Su colaboración posterior con la justicia ha planteado serias dudas sobre la ética de su comportamiento periodístico; muchos en la redacción del Times han cuestionado también si los vínculos de Miller con el Gobierno de Bush eran -son- demasiado estrechos.

En el correo enviado a la plantilla de The New York Times, Keller lamenta haber sido casi el último en enterarse de que Miller "era una de las receptoras en la campaña de rumores" del Gobierno de EE UU contra Joe Wilson, el marido de la agente secreta de la CIA, Valerie Plame. Un fiscal especial investiga si altos cargos de la Casa Blanca filtraron que Plame pertenecía a los servicios de espionaje sólo para desprestigiar a su marido, que se oponía públicamente a la invasión de Irak.

Keller acusa a su reportera de moverse en el oscurantismo y ocultar detalles de su trabajo que sus superiores en la redacción deberían haber conocido. El editor del Times se pregunta por qué tuvo que enterarse de algunos aspectos del caso a través de la investigación del fiscal y no del relato de su reportera, y cita expresamente una reunión de Miller con el jefe de la oficina en Washington, Philip Taubman, en 2003, en la que "Judy parece haberle engañado" en cuanto a su grado de implicación en los hechos.

Keller lamenta también no "haber sentado a Miller para que me explicara con detalles" su implicación en el caso cuando fue citada por primera vez. En la muestra más clara de arrepentimiento y distanciamiento, el editor llega a decir que si hubiera conocido el "enredo" de Miller con I. Lewis Libby, el jefe de gabinete del vicepresidente Dick Cheney y presuntamente uno de los autores de la campaña de desprestigio contra Wilson, su periódico podría haber estado abierto a llegar a un acuerdo con el fiscal que investiga el caso en lugar de gastar millones de dólares en la defensa de su reportera.

Miller envió a la dirección del periódico una respuesta escrita en la que considera que esos comentarios son "gravemente inexactos", y niega "haber engañado nunca" a su jefe en Washington. La periodista parece dolida por la referencia a su "enredo" con Libby, con quien dice no tener una relación más allá de la profesional, y asegura que nunca supo que estaba siendo utilizada en una campaña de desinformación del Gobierno.

Fuentes de la redacción del Times recogen un malestar creciente contra una periodista que nunca fue sancionada por haber publicado múltiples informaciones erróneas sobre la supuesta presencia de armas de destrucción masiva en Irak. Miller nunca informó al fiscal ni a sus editores sobre una de las reuniones que mantuvo con Libby en julio de 2003, que sólo reconoció después de que surgieran pruebas de su existencia. Además, Miller ocultó a sus superiores la identidad de Libby y definió a su fuente como "un empleado en el Capitolio", en donde Libby trabajaba mucho antes de llegar a la Casa Blanca.

La carta del editor del Times a sus empleados parece haber abierto la veda contra Miller por una actitud que algunos de sus compañeros consideran egocéntrica, interesada y profundamente preocupada por proteger al Gobierno de George W. Bush. Una de las columnistas más importantes del diario, Maureen Dowd, dedicó su artículo editorial de ayer a su compañera de redacción bajo el título Mujer de Destrucción Masiva. En el texto, salda cuentas pendientes con Miller por sus modales en la redacción y llega a decir que su regreso al periódico sería una amenaza para sus lectores.

Mala compañera

Escribe Pedro Rodríguez en ABC que, "tarde pero con una llamativa dosis de sinceridad", el diario The New York Times dedicó hace justo una semana casi seis mil palabras de su edición dominical a intentar explicar el controvertido papel de Judith Miller. Dentro de este ejercicio de autocrítica, similar al publicado tras el escándalo de periodismo-ficción protagonizado por el redactor Jayson Blair, el propio New York Times reconoce que Judith Miller es una «figura divisiva» en la redacción, con notorio afán de protagonismo y reputación de ir por libre y de mala compañera.

El diario también admite que la reputación de Miller se vio desmoronada con sus informaciones sobre armas de destrucción masiva en Irak.

El responsable de la sección Internacional en ese momento, Roger Cohen, llega a declarar que expresó personalmente a Miller el malestar por la falta de veracidad de su trabajo pero, en lugar de asumir responsabilidades, ella culpó a sus fuentes.

En su oportunidad para explicar su testimonio ante el jurado de acusación, cuyo mandato terminará el próximo 28 de octubre, Judith Miller indica que el fiscal Fitzgerald le interrogó específicamente sobre si el propio vicepresidente Cheney estaba al tanto o había dado luz verde a su jefe de Gabinete, Lewis Libby, para identificar a la esposa del embajador Joseph Wilson —quien públicamente crítico con los argumentos utilizados por la Administración Bush para invadir Irak— como una agente de la CIA.

Por primera vez, Judith Miller explica que en las notas que tomó durante una entrevista con Libby, en julio de 2003, aparece el nombre mal escrito de la agente, identificada como «Valerie Flame» en lugar de Valerie Plame. Aún así, la periodista dice no acordarse si el jefe de Gabinete de Cheney fue la primera fuente que mencionó el nombre en cuestión.

Miller también justifica su insistencia en no identificar a Libby como fuente porque creyó que los abogados del alto cargo de la Casa Blanca solo querían que prestase testimonio para exonerar a su cliente.

The New York Times concluye su revisión dominical reconociendo que se ha visto forzado a gastar millones de dólares en la defensa de Judith Miller, gastos especialmente onerosos al coincidir con una reducción de plantilla. Esta implicación «ha limitado la propia capacidad del diario para cubrir aspectos de uno de los mayores escándalos del momento».
 

 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com