El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

 

LATINOAMERICA  

 

Un resultado que premia a Lagos y abre un final incierto en el ballottage

 
 

(IAR-Noticias)  13-Dic-05

El oficialismo triunfó en el Congreso. Pero hay dudas sobre la segunda vuelta.

Por Marcelo Cantelmi - Clarín
Las elecciones en Chile parecieron dibujar un país dividido en piezas de un inmenso rompecabezas, pero que no encajan entre ellas. Aunque es difícil sostener que no hay astucia en todo este cuadro.

Los electores le dieron la victoria por puntos a la socialista Michelle Bachelet pero mantuvieron en carrera a las dos variantes de la derecha. Los chilenos, y no solo ellos, fueron anoche a la cama sin poder adivinar qué sucederá en el ballottage del 15 de enero.

Pero al mismo tiempo que armaban ese limbo, premiaron al saliente Ricardo Lagos con una victoria aplastante en el Congreso que ahora domina el oficialismo socialista. Toda una barrera, convengamos, en caso de que por alguna vuelta del destino la Moneda pase al centroderecha.

Las comparaciones con el agónico enfrentamiento entre Lagos y el conservador Joaquín Lavín en los comicios de 1999 apenas sirven como un espejo para suponer cómo será la arquitectura de ese futuro inminente.

En aquella elección los dos candidatos empataron en primera vuelta con una levísima ventaja para Lagos, que luego lo derrotó en el ballottage con los votos del comunismo. Pero aquello ocurrió en un país roto, desencantado, con recesión y la mitad de la población en la pobreza.

Este comicio, en cambio, se produce con un cuadro inverso. Chile crece, el sector pobre se redujo al 18% y la desocupación es apenas del 8%. Es otra mirada, posiblemente otras demandas.

Sebastián Piñera es, sin dudas, el otro ganador de esta elección junto con Bachelet. Se erigió en un presidenciable neto en tiempo récord, arrebatando desde el centro el electorado democratacristiano.

Y lo hizo por dos lados. Denunciando la crisis de distribución del ingreso que afecta entre otros, a muchos jóvenes recién recibidos, y que apuestan a un crecimiento individual dentro del sistema. Piñera, que amasó su fortuna cuando aún no tenía 30 años, es una atracción persistente para ese sector que no tiene memoria de la dictadura militar.

Por el otro lado, este economista liberal y moderado, erigió un discurso de fuertes tintes populistas prometiendo un millón de empleos y la resolución definitiva de todos los problemas sociales. En un país que está comprendiendo el crecimiento y que comienza a diferenciarse del resto del subcontinente, lo de Piñera tiene el encanto del dibujo colorido de la nueva etapa. Pero si gana, no tendrá Congreso.

La otra pieza que se jugó aquí es nuevamente Lavín. Este hombre de la derecha conservadora, ultrarreligioso y que aún no reniega totalmente de su alianza con Augusto Pinochet, recibió casi un tercio de los votos. Es una señal inquietante en un país que hace apenas 17 años acabó con una de las peores dictaduras militares de la historia. Es difícil suponer que la unión entre Lavín y Piñera dé el número redondo que ellos aspiran.

Bachelet cometió una serie de errores que ayer tomaron la forma contundente de facturas. Arrancó su campaña con un apoyo que llegaba al 57% que se tradujo en que la elección fue tomada como un paseo. Y en ese ritmo se separó de Lagos sin notar que el presidente se va con un respaldo único de 71 por ciento.

Por esa senda, Bachelet se desplomó en octubre y noviembre. Fue el propio Lagos el que le tiró el salvavidas al insistir públicamente que los logros de su gobierno tenían una continuidad clara en la médica socialista.

Es posible que cuando Bachelet tomó ese guante ya era tarde, al menos lo suficiente para impedir el derrame de votantes de la democracia cristiana, el costado centroderechista de la Concertación. Pero sus posibilidades no son pocas. Todo depende de cómo maneje su campaña. Tiene que captar el casi 6% del izquierdista Tomas Hirsch —así como Lagos lo hizo con el comunismo—, que le dará una ventaja neta, pero al hacerlo tiene que evitar la fuga de sus electores moderados. Es un juego en el filo de la navaja. Lo más probable es que llegue a la presidencia. Si lo logra, ya tiene el legado asegurado del dominio de ambas Cámaras. Eso ya da la pauta de la pelea que se viene.

 

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com