El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias
I

I Diarios
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

IRAK  

Saturday, 02 de October de 2004

Más de 170 muertos, entre ellos 37 niños, y más de 200 heridos en 24 horas"

Parte diario y rutinario de la masacre de Bush en Irak

Sin nada que lo detenga, con el camino liberado por la indiferencia internacional, el ejército genocida norteamericano levanta el voltaje de sus operaciones  orientadas exterminar a los focos "insurgentes"  antes de las elecciones de noviembre, aunque para ello tenga que aumentar la cifra de 37.000 muertos que, según organizaciones internacionales, ya ha causado la ocupación militar desde marzo del 2003. El jueves Bagdad asistía a  la mayor matanza de niños ocurrida desde la invasión militar. El terror y la impotencia superaban a cualquier otro sentimiento humano conocido. Las redes "solidarias", las organizaciones internacionales, que claman desesperados por la liberación de los rehenes extranjeros en  Irak, mantienen "silencio de radio" ante el genocidio imperial de Bush. Por ahora, parece que la carnicería de Irak no califica con el grado de "tragedia humana".

(IAR-Noticias) 02Octub04  

Más de  170 muertos, entre ellos 37 niños, y más de 200 heridos dejaron en solo 24 horas cuatro atentados con coches bomba, combates, bombardeos "quirúrgicos" de la aviación norteamericana sobre poblaciones civiles y una gigantesca "operación masacre" en la ciudad de Samarra, uno de los clásicos bastiones de la resistencia  iarquí  enclavado en el denominado  triángulo suní.

Sin nada que lo detenga, con el camino liberado por la indiferencia internacional, el ejército genocida norteamericano levanta el voltaje de sus ataques orientados exterminar a los focos "insurgentes"  antes de las elecciones de noviembre, aunque para ello tenga que aumentar la cifra de 37.000 muertos que, según organizaciones internacionales, ya ha causado la ocupación militar desde marzo del 2003. 

Al menos 109 personas murieron y otras 180 resultaron heridas en una fuerte ofensiva represiva lanzada hoy viernes por el ejército estadounidense y las fuerzas de seguridad iraquíes en la ciudad de Samarra, a 115 km al norte de Bagdad.


Unos 2.500 soldados de la  1ra División de Infantería estadounidense y otros 1000 de la guardia nacional iraquí ingresaron sorpresivamente a Samarra, después de la media noche. Los militares tomaron edificios del gobierno y la Policía, luego de intensos enfrentamientos con los rebeldes, quienes resistieron la invasión con granadas, lanzamisiles y armas ligeras.

Según un comunicado del comando  estadounidense, murieron 109 "insurgentes" y un soldado norteamericano, en tanto, "otros cuatro militares resultaron heridos", agregó el parte.

El suministro de agua y electricidad fue interrumpido y las fuerzas ordenaron a los habitantes de Samarra no salir a las calles, mientras los efectivos buscaban a rebeldes casa por casa. Un toque de queda, fue anunciado mediante altavoces.

El sonido de las intensas explosiones se prolongó, junto con el de los disparos de ametralladoras, hasta la mañana de hoy.

Por lo menos tres viviendas fueron demolidas y decenas de automóviles quedaron incendiados, dijeron algunos residentes. “Estamos aterrorizados por la acción violenta emprendida por los estadounidenses para someter la ciudad'', dijo a las agencias Mamud Sale, un poblador de 33 años. “Mi esposa y mis hijos están sienten pánico y no han podido dormir desde la noche anterior. Espero que los combates cesen lo más pronto posible''

En la batalla que ha durado varias horas, los combatientes rebeldes emplearon morteros, cohetes y todo tipo de armas ligeras, mientras que las fuerzas estadounidenses atacaron por tierra y aire, ayudándose de tanques y aviones de combate, según relató un reportero de CNN empotrado con las tropas de su país.

Estados Unidos y el gobierno interino del primer ministro iraquí, Iyad Allawi, consideran que la reconquista de Samarra junto a la Falluyah y Ramadi, al oeste de Bagdad, es esencial para poder celebrar elecciones de enero de 2005.

Por más demencial que parezca, Washington y sus funcionarios iraquíes siguen aferrados a la idea de organizar "comicios libres" en un país arrasado a sangre y fuego por las tropas ocupantes, donde el hambre, el terror, las enfermedades, la desocupación y la marginalidad superan cualquier cálculo y estadística.

No hay antecedentes históricos de una matanza realizada por un ejército invasor, diaria, progresiva, a cara descubierta, con blindados, misiles, tanques, bombas y aviones de última generación.

Los países europeos como Francia, Italia, España, que claman por sus rehenes "colaboracionistas", o las mismas organizaciones islámicas que se "preocupan" por la vida de los secuestrados  occidentales, no realizan las mismas operaciones internacionales para soliviantar la opinión pública con la exposición de la carnicería  humana que Bush y su ejército están  practicando impunemente en Irak.

La maquinaria militar norteamericana que, hasta la decisión de ejecutar la opción militar hasta las últimas consecuencias, mantenía ciertos límites, ha desatado una furia genocida solo comparable con las carnicerías sionistas de Sharon en Medio Oriente.

La inteligencia militar anglo-estadounidense intenta, por medio de estas operaciones criminales en masa, destruir los lazos de adhesión de amplias fajas  de la población iraquí con los grupos de la resistencia.

Las fuerzas ocupantes estadounidenses han anunciado que con el apoyo de la Policía iraquí (blanco diario de los coches bombas de la resistencia) , recuperarán a finales de este año el control sobre los sectores controlados por la  resistencia en Samarra, Faluya, Ramadi, la ciudad de Sadr y la calle Haifa en Bagdad, para crear un clima  favorable para las elecciones previstas para enero.

Faluya, convertida ya en un símbolo de la resistencia anti-estadounidense, es blanco cada noche de bombardeos de las fuerzas de EEUU contra supuestos búnkeres  de grupos rebeldes, pero en el interior de la ciudad los soldados norteamericanos son repelidos por comandos de la resistencia.

 Ali Al Bazi, habitante de Samarra, explicó a la agencia EFE por teléfono que las fuerzas de la Guardia Nacional iraquí, apoyadas por soldados estadounidenses, irrumpieron en la ciudad desde varias entradas, y muchos edificios residenciales fueron afectados por los bombardeos incontrolados, especialmente en las zonas de Al Qadisyia, Al Gabiryia, y Alqatuli.

Bazi, quien calificó los bombardeos de "bárbaros y violentos", confirmó que los enfrentamientos entre las fuerzas multinacionales y la Policía iraquí, con  miembros de la resistencia siguieron con menor intensidad durante toda la mañana, y explicó que la ciudad vive desde hace horas sin electricidad por los bombardeos.

Samarra, dentro del "triángulo suní", está en la ruta que une Bagdad con Tikrit (ciudad natal de Sadam Husein), y ha sido desde el final de la guerra una de las ciudades en las cuales los marines y soldados norteamericanos han sufrido la mayoría de sus bajas.

Parte diario de masacre

La jornada del viernes ha vuelto a amanecer teñida de sangre en la capital íraquí. Mientras la población entierra a las decenas de muertos de los atentados del jueves, la mayoría de ellos niños, otras 12 personas han fallecido en la madrugada del viernes en enfrentamientos con el ejército estadounidense en el barrio de Sadr City.

Los enfrentamientos, que duraron desde las 3.00 a las 6.00 horas locales (2.00 a 4.00 hora española), enfrentaron a combatientes con  un convoy estadounidense que se introdujo  en una de las arterias de este humilde barrio, según una  fuente del llamado Ejército de Mahdi.

Según este vocero, estos combates causaron nueve muertos en las filas de la milicia, que no lleva jamás a sus víctimas al hospital, por temor a ser apresados por la policía colaboracionista iraquí. Un fotógrafo de France Press presente en el lugar  asistió a los funerales de dos de ellos.

Ayer jueves,  mujeres vestidas de negro se tiraban  los cabellos y se rasgaban las ropas en crisis de desesperación. Hombres llorando desconsolados, manchados de sangre, se agrupaban  junto a ellas a las puertas de la morgue del hospital Yarmuk. Reclamaban los cadáveres de sus hijos. Era mediodía, y Bagdad asistía a  la mayor matanza de niños ocurrida desde la invasión militar. El terror y la impotencia superaban a cualquier otro sentimiento humano conocido.

Dos horas antes, un triple atentado con coches bomba había sembrado de muerte la barriada de Al-Amel (el obrero), en el suroeste de la capital, habitado por los pobres y marginales más extremos de Irak.

Un primer coche bomba explotó, al parecer al paso de un convoy estadounidense, sembrando la calle de cadáveres. Después, alguien disparó un cohete antitanque, según el coronel Adnán Aberrahmán, del Ministerio de Interior. Un portavoz estadounidense informó de otro coche bomba en la misma zona, y de un tercero a unos centenares de metros, junto a un puesto de control del Ejército norteamericano.

«Tenemos 42 cadáveres: cuatro hombres, una mujer y 37 niños», dijo el director  de la morgue, Nagi Chitchan, a la multitud congregada a las puertas del hospital. «Hay más de 140 heridos y siguen llegando», añadió un médico, en tanto otros profesionales hablaban de hospitales saturados de cadáveres.

Según algunos corresponsales  los niños, los más pobres y desprotegidos de Irak,  jugaban despreocupadamente y se acercaron al convoy militar estadounidense para pedir caramelos cuándo los alcanzó la explosión del coche bomba.

Con atentados y bombardeos  en las ciudades de Faluya, Tal Afar, Mosul, Ramadí, Bagdad el parte diario de la masacre del jueves en Irak cerró con 50 muertos y  más de 150 heridos, entre ellos los 37 niños, y hoy viernes, las hojas del parte diario comenzaron nuevamente a teñirse de sangre, y mañana, seguramente, el calendario de la  matanza rutinaria seguirá su curso infinito y sin
que nadie lo detenga.

En la Argentina, país del cono sur latinoamericano, la muerte de tres estudiantes a manos de un psicópata armado con una pistola 9 milímetros, causó "conmoción" y la prensa internacional extendió la noticia por todo el planeta destacando el símbolo de "tragedia" humana que significaba este hecho.

El martirio de Irak, donde decenas de seres humanos son masacrados a diario sin que la prensa internacional lo califique de "tragedia humana", revela el grado demencial que ha tocado una humanidad bestializada y alienada por el individualismo capitalista.
 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com