El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

AUTORES

 

NORTEAMERICA  

 

Air CIA:
los vuelos secretos hacia las cárceles fantasmas

 
 

(IAR-Noticias)  07-Dic-05

En Alemania e Italia, jueces y fiscales llevan varios meses investigando el secuestro de personas cuyo paradero, en algunos casos, aún se desconoce. No están tras la pista de Al Qaeda ni de un grupo terrorista local. Los sospechosos trabajan para la CIA y han dejado un rastro de pruebas por varios aeropuertos de Europa. También han pasado por España, aunque de momento aquí no ha habido mucho interés por investigar esta trama.

Por Iñigo Saénz de Ugarte*

Los aviones son la primera escala del lado oscuro de la guerra de EEUU contra Al Qaeda. Según las organizaciones de derechos humanos, 10.000 personas se encuentran recluidas en cárceles secretas por todo el planeta. Algunas de ellas son conocidas, como Guantánamo. La mayoría están en países de Oriente Medio, Afganistán y el sureste de Asia, donde los interrogadores pueden emplear la tortura sin ningún obstáculo legal.

Estas peculiares líneas aéreas son anteriores a los atentados del 11-S. Fue a mediados del noventa cuando la CIA obtuvo la aprobación de la Casa Blanca, en la época de Clinton, para enviar a sospechosos de terrorismo a lugares en los que pudieran ser interrogados en su idioma y sin las limitaciones legales existentes en EEUU.

Egipto fue el primer país que accedió a colaborar en 1995, según Michael Scheuer, el ex agente de la CIA que dirigió la unidad cuya misión era atrapar a Osama bin Laden. Los sospechosos de pertenecer a Al Qaeda fueron trasladados, donde eran interrogados por la fuerza con las preguntas que facilitaba la CIA.

El egipcio Talat Fuad Qassem fue detenido en Zagreb por la policía croata y entregado a la CIA. Los agentes lo interrogaron a bordo de un barco que terminó fondeando en un puerto egipcio. En Egipto su pista desapareció. Qassem había estado implicado en 1979 en el asesinato del presidente egipcio, Anuar el Sadat, y se sospecha que fue ejecutado.

Scheuer sostiene que los detenidos ya habían sido juzgados y condenados en ausencia en sus propios países. Cada caso recibía el visto bueno de los asesores legales de la CIA. Los servicios secretos ponían las preguntas y los aviones. Ningún agente norteamericano participaba en estas sesiones. El trabajo sucio lo hacían otros.

A partir de los atentados de 2001, la CIA aumentó su implicación en el programa. Ya no se limitaba sólo a gestionar los vuelos y las entregas. Comenzó a crear una red de prisiones secretas, donde ponía intervenir directamente, si lo necesitaba, en el interrogatorio de los detenidos.

El destino de muchos detenidos era la prisión de Guantánamo que acaparó la atención mundial. Fuera del interés de los Gobiernos y de los medios de comunicación, estaban otras muchas cárceles puestas a disposición de la CIA por los servicios secretos de los países aliados.

El programa fue también un ejemplo de cómo pueden colaborar los espías de Gobiernos que son enemigos. A pesar de que EEUU ha denunciado en numerosas ocasiones a Siria como una dictadura que apoya y financia grupos terroristas, la CIA no tuvo inconveniente en entregar a la policía secreta siria a Maher Arar.


Arar, un ingeniero canadiense de origen sirio, fue detenido en el aeropuerto JFK de Nueva York en septiembre de 2002 cuando volvía a Canadá después de pasar unas vacaciones en Túnez. Su nombre había aparecido en una lista de sospechosos de terrorismo. Pasó 13 días detenido. Sin ser acusado formalmente de ningún delito, fue embarcado después en un avión que, tras una parada técnica en Roma, aterrizó en la capital de Jordania. De allí, lo llevaron hasta Siria, donde pasó varios meses encarcelado y donde sufrió frecuentes palizas para que confesara.

Al principio, mantuvo su inocencia, hasta que las torturas le forzaron a admitir todo lo que le preguntaban sus interrogadores. Sólo la intervención del Gobierno canadiense permitió que fuera liberado un año más tarde. El embajador sirio en Washington anunció que no habían encontrado pruebas que le relacionaran con el terrorismo.

Arar demandó al Gobierno de EEUU por la pesadilla sufrida. Los abogados del Estado consiguieron bloquear la querella con el argumento de que un juicio público pondría en peligro “los intereses de seguridad nacional de EEUU y a sus servicios de inteligencia”.

El 18 de diciembre de 2001, dos egipcios que habían pedido asilo político en Suecia, Mohamed Zery y Ahmed Agiza, se vieron obligados a subir a un avión en Estocolmo. Previamente, les quitaron la ropa, les pusieron una capucha y un uniforme carcelario de color naranja y les administraron por la fuerza calmantes por vía anal. Según un informe del Gobierno sueco, citado por la televisión de su país, fueron enviados a Egipto.

En octubre de 2001, Mamduh Habib, de nacionalidad australiana y origen egipcio, fue detenido en Pakistán. Lo enviaron a Afganistán donde ha pasado tres años hasta ser liberado sin cargos.

En todos los casos conocidos, que son una pequeña parte de la historia completa, los detenidos denunciaron haber sido torturados. En el caso de los dirigentes más conocidos de Al Qaeda, como Jaled Mohamed y Ramzi Binalshib (dos de los arquitectos del 11-S) esos datos permitieron conocer cómo se organizó el mayor ataque terrorista sufrido por EEUU.


Sin embargo, la tortura, sin entrar en consideraciones morales o políticas, tiene sus limitaciones. Otros muchos detenidos confesaron simplemente invenciones. Como es habitual en los casos de malos tratos, los detenidos siempre terminan admitiendo cualquier cosa para que paren los golpes.

Algunos dirigentes de Al Qaeda pudieron haber desinformado a sus carceleros. Ibn al-Sheij al-Libi contó a la CIA que el régimen de Sadam había entrenado a miembros de Al Qaeda en el uso de armas químicas y biológicas. La Administración de Bush utilizó este testimonio para hacer ver a los norteamericanos que era necesario invadir Iraq para acabar con las supuestas relaciones entre Sadam y Osama bin Laden. Pero antes de la guerra, un informe de la DIA (la agencia militar de inteligencia) ya les había revelado en febrero de 2002 que al-Libi “había engañado deliberadamente a sus interrogadores”, algo que el terrorista reconoció a principios de 2004.

Las investigaciones judiciales en Italia y Alemania han llevado a la Unión Europea a interesarse por los vuelos de la CIA. Un juez de Milán ha pedido la extradición de 22 agentes de la CIA por su participación en el secuestro del imán de una mezquita milanesa y su traslado a Egipto.

En Alemania, un fiscal quiere conocer el informe policial hecho por la Guardia Civil sobre el paso de los aviones de la CIA por el aeropuerto de Palma de Mallorca. En uno de ellos viajó Jaled al-Masri, de nacionalidad alemana. Fue secuestrado en Macedonia y depositado en una prisión afgana donde fue torturado. Con Al-Masri se produjo un error de identificación que se corrigió con una cierta rapidez. Cinco meses después, fue liberado, pero de forma algo chapucera. En vez de abandonarlo en Macedonia, lo dejaron en un pueblo cercano a la frontera con Albania, pero en el lado albanés.

Para las piezas capturadas más importantes, Al Qaeda ha creado una red de prisiones en Afganistán, Tailandia y varios países de Europa del Este, según un artículo reciente de The Washington Post. (Human Rights Watch los identificó como Polonia y Rumania, algo que ambos Gobiernos negaron).

Todos estos Estados han firmado la Convención de la ONU contra la Tortura. Los agentes de la CIA pueden emplear técnicas de interrogatorio, como por ejemplo sumergir en agua al detenido hasta que crea que se va a ahogar, que están prohibidas por la convención de la ONU y la legislación norteamericana.

El Senado de EEUU votó el 5 de octubre, por 90 votos a favor y 9 en contra, una norma que prohíbe el tratamiento "cruel, inhumano y degradante" de los presos. Uno de sus promotores es el senador republicano John McCain, que fue torturado durante los años que pasó como prisionero de guerra en Vietnam.

El Gobierno de Bush ha amenazado con vetar la medida porque "limitaría la capacidad del presidente, como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, para dirigir la guerra contra el terrorismo". El vicepresidente, Dick Cheney, ha comunicado a McCain que la Casa Blanca estaría dispuesta a aceptar la propuesta.

Pero sólo si no se aplica a la CIA.


*Informativos Telecinco
 

 

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com