El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

EUROPA  

Tuesday, 19 de April de 2005

Todo, menos santos

El lado oscuro de la historia de los Papas

Ambiciosos, polígamos, infieles, mafiosos y conspiradores, los Papas del pasado sucumbieron a las tentaciones del poder representado por la Iglesia Católica. Sus vidas no recuerdan en nada a la imagen de "santidad" que hoy se intenta dar a los Pontífices que son elegidos en la Capilla Sixtina para ocupar el trono del Vaticano. Todo indica que cuando Jesús habló de la "Iglesia de Pedro" no estaba pensando en las intrigas del poder trasnacional vaticano que hoy elige a un nuevo jefe detrás de un escudo contra espías informáticos. 

(IAR-Noticias)  19-Abr-05
 

Cardenales de la Iglesia Católica en RomaLa poderosa Iglesia Católica es una estructura de poder milenario que reclama la vigencia de la sucesión apostólica, así como la infalibilidad de su máximo líder; algo que sólo pocas de las otras organizaciones religiosas se atreverían a afirmar.

Es la única iglesia que puede mirar atrás en su pasado histórico, consciente de la influencia doctrinaria, política y cultural que ha proyectado sobre la civilización occidental, habiendo ejercido durante muchos siglos el destino de naciones y gobernantes.

La figura del Papa se ha ido forjando con el paso de los siglos exclusivamente por la mano del poder del hombre, ya que en la Biblia no existe ninguna referencia sobre la forma en que los Pontífices deberían ser elegidos o la vida ejemplar que deberían llevar.

Guerreros, ambiciosos, polígamos, infieles, mafiosos y conspiradores: como el resto de los mortales, los Papas del pasado sucumbieron a las tentaciones y sus vidas no recuerdan en nada a la imagen de santidad que se intenta dar a los modernos Pontífices de hoy.

Todo indica que cuando Jesús habló de la "Iglesia de Pedro" no estaba pensando en las intrigas del poder trasnacional que hoy elige a un nuevo jefe detrás de un escudo contra espías informáticos. 

El propio Pedro, escogido por Jesucristo para ayudarle en la tarea de "edificar la Iglesia", era un pescador, un hombre simple que dejó "todo" para seguir a su Maestro pero que tuvo al menos una hija. A partir de ahí, las historias se multiplican.

La lista oficial de Papas mantenida por la Iglesia Católica se inicia con San Pedro y se extiende en una sucesión no interrumpida hasta el reinado del desaparecido jefe del Vaticano, el polaco Wojtyla

Nicolás II, 1059-61, bajo cuya administración la elección de los Papas se le quitó al Emperador y se puso en manos de los cardenales (desde entonces todos los Papas, con pocas excepciones tales como los de Avignon, han sido nombrados de entre el clero Italiano).

En estos días en que 115 cardenales se reúnen para elegir al sucesor de Juan Pablo II, se multiplican las historias sobre los Papas que sobornaron, corrompieron, engañaron e incluso asesinaron por el "trono de Pedro".

Gregorio VII (Hildebrando) 1073-85, se propuso como  objetivo reformar al clero. Los dos pecados prevalentes del clero eran la inmoralidad y la simonía.

Para combatir la simonía (la compra de puestos eclesiásticos con dinero), combatió el derecho del emperador de nombrar a dignatarios eclesiásticos. Prácticamente  todo obispo y sacerdote había comprado su puesto, pues la iglesia era dueña de la mitad de las propiedades y tenía grandes rentas y el sacerdocio era un buen medio de vivir, lujosamente.

Los reyes solían vender los puestos eclesiásticos al más alto postor haciendo caso omiso de su idoneidad y carácter. Esto llevó a Gregorio a una lucha acerba contra Enrique IV, emperador de Alemania. Finalmente el emperador depuso a Gregorio, quien a su vez lo excomulgó y depuso a Enrique. Sobrevino la guerra, y por fin Gregorio fue arrojado de Roma, y murió en el exilio.

Pero había hecho el Papado en gran parte independiente del poder imperial. Repetidamente se había llamado a si mismo, "Señor de reyes y príncipes". y había hecho valer sus pretensiones.

Es sabido que los papas Juan XIX y el español Alejandro VI, llamado el Papa Borgia, pagaron una fortuna por sus nombramientos. Más astuto, Sixto V fingió estar enfermo hasta que los cardenales, que deseaban un pontificado corto, lo eligieron Papa a finales del siglo XVI, cargo en el que se mantuvo durante años con un vigor inusitado.

Bonifacio VII, asesinó al Papa Juan XIV, y se mantuvo sobre el trono papal mediante el reparto pródigo del dinero robado entre sus cómplices del poder.

Benedicto IX, 1033-45, fue hecho Papa siendo niño de 12 años, mediante convenio monetario con las poderosas familias reinantes en Roma. Según los eruditos, sobrepasó en maldad a Juan XII, durante su reinado se incrementaron los asesinatos y adulterios.

Clemente II, 1046-7, fue nombrado Papa por el Emperador Enrique III de Alemania, por cuanto no se hallaba a ningún clérigo romano que fuera exento de la contaminación de simonía y fornicación.

El obispo de Orleans, refiriéndose a Juan XII, Leo VIII y Bonifacio VII, les llamó "monstruos de culpabilidad, llenos de sangre e inmundicia anticristos sentados en el templo de Dios."

Sergio III, (904-11 D.C.) tenía una concubina, Marozia, quien junto a su madre Teodora (esposa o viuda de un senador romano) y su hermana "llenaron la silla papal de sus amantes e hijos bastardos, e hicieron del palacio papal una cueva de ladrones."  En la historia este periodo se denomina la "Pornocracia", o "Reinado de las Rameras" (904-963).

Leyenda o realidad, estas historias muestran que el reinado "espiritual"  del Vaticano se ha modelado durante siglos por la ambición de los hombres  en su búsqueda insaciable del poder terrenal.

Alejandro VI envenenaba sistemáticamente a los cardenales, tuvo 9 hijos ilegítimos y cometió incesto con su hija Lucrecia. Adriano II fue nombrado Papa pese a estar casado y tener una hija. Ambas fueron decapitadas.

Esteban VI, Papa de 896 a 897, hizo exhumar a uno de sus predecesores, Formoso, para juzgarlo post mortem, mutilar su cadáver y arrojarlo al río Tíber.

La leyenda dice también que una mujer ocupó el trono de Pedro en el siglo X. La papisa Juana se hizo pasar por hombre y habría sido elegida como Juan VIII. Una versión dice que murió dando a luz en una procesión en la que la multitud la apedreó, encolerizada por la mentira.

En la Edad Media, casi ningún Papa falleció de muerte natural y la mayoría sucumbió en guerras, envenenados, muertos de hambre en prisión o quemados vivos.

Otros tuvieron muertes terriblemente banales: Benedicto XI murió en 1304 comiendo higos y Pablo II, en 1471, por una indigestión de melones.

Los Papas de hoy no libran cruzadas ni son polígamos, pero la Iglesia es víctima de otros escándalos que enturbian su imagen de igual manera, como la pederastia en el caso de sacerdotes estadounidenses o el olvido del voto de pobreza.

Los Cónclaves también están llenos de historias y anécdotas. El nombre de esta reunión nació en el siglo XIII, cuando los cardenales se reunieron en la ciudad italiana de Viterbo durante tres años sin llegar a un acuerdo.

Cansados de esperar, los fieles y autoridades los encerraron bajo llave ('cum clave' en latín) y comenzaron a recortar los suministros de comida. Muertos de hambre y frío, eligieron a Gregorio X en 1271.

Pese a que la historia está llena de intrigas para ser Papa, también hay casos de cardenales que intentaron evitar esta responsabilidad. Es el caso de Pío XII, quien tras ser elegido pidió a los cardenales que repitieran la votación por si se habían equivocado.

Desde que Juan II eligió su propio nombre en el 533 -en verdad se llamaba Mercurio-, todos pueden hacerlo. Juan, Gregorio y Clemente son los más recurridos desde entonces y ninguno se ha vuelto a llamar Pedro, tal vez por no considerarse dignos de llevar el nombre del elegido por Jesucristo.

Los doctrinarios católicos sostienen que la tradición de la iglesia es más importante que la Biblia.

Para ellos la "Tradición de la Iglesia" es el "sentir" o el "criterio" de la iglesia a través de los siglos, incluyendo los escritos de sus doctores, "padres", teólogos, así como sus decretos conciliares, libros litúrgicos, y encíclicas papales.

Creen además, que esta tradición en realidad no se opone a la Biblia, sino que más bien la complementa.

Pero en la realidad del mundo capitalista globalizado de hoy, el poder terrenal de la  Iglesia católica, sus tramas y redes de influencia,  no tienen límites ni fronteras y se proyecta por todas las esferas de la realidad internacional nivelada por la comunicación mediática.

Eso hace que el Cónclave para la elección de un nuevo Pontífice en sustitución del fallecido Juan Pablo II, se convierta -más allá de las sonrisas y de las bendiciones- en una feroz competencia política por el control  del Vaticano, uno de los poderes claves del sistema de dominación mundial liderado por EEUU.

Nada más alejado que el Vaticano de la Iglesia de Pedro y de los votos de pobreza de ese hombre legendario llamado Jesús, que supuestamente fue torturado y crucificado por los mercaderes que con el correr de los siglos inventaron las delicias del sistema capitalista.

El mismo que -según la ONU- mata de hambre a un niño pobre cada tres segundos, y mantiene en condición de marginalidad, pobreza o subnutrición a 3.000 millones de seres humanos.

Centenares de millones de  ellos, comulgantes y creyentes de la Iglesia de los Papas, que dentro de algunas horas batirá sus sacras  campanas celebrando el advenimiento del nuevo "representante de Dios en la tierra".


 

 VOLVER A HOME                                                       comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com