El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

EUROPA  

Monday, 11 de July de 2005

Procedimiento de manual

Comenzó la cacería de "terroristas islámicos"

La CIA y el M-16 británico ya están en operaciones para vincular el atentado de Londres con el 11-M y el "fundamentalismo islámico" escondido y "acechante" en los bolsones de población árabe o musulmán. Comienzan las razzias y detenciones, los planes "antiterroristas", las medidas de "alerta máxima",  y los megaoperativos de seguridad que servirán a Washington para terminar de instalar la "guerra contraterrorista" como nueva estrategia de dominio mundial.

(IAR-Noticias)  11-Jul-05

Por Manuel Freytas - manuelfreytas@iarnoticias.com

Los procedimientos del nuevo ataque "terrorista" en Londres y sus resultantes  y operaciones psicológicas posteriores en la prensa internacional, son de manual.

La metodología y el escenario  del atentado fueron casi calcados del 11-M español, el blanco seleccionado tuvo las mismas características (transporte publico y matanza indiscriminada), y hasta el mismo grupo de la red Al Qaeda acusado de perpetrar la masacre en España se atribuyó el ataque.

Como paso siguiente, el "hilo de las investigaciones" de Scotland Yard y del servicio secreto británico se orienta a la caza de "fundamentalitas musulmanes" sospechados de vinculaciones o de participación en la ejecución de la matanza en Londres.

Hasta ahí ninguna sorpresa: la CIA y el M-16 británico marchan hacia la "identificación del culpable", están elaborando un "perfil del atacante" que encaje lo más prolijamente posible en los estándares conocidos (y difundidos) del "terrorismo islámico" al que ahora comienzan a buscar entre las poblaciones musulmanas de Europa y EEUU.

El sábado trascendió que Scotland Yard y el M-16 británico ya tendrían el primer sospechoso vinculado con los atentados en Londres, según publica la prensa británica. Se trataría de Mohamed Al Gerbouzi, un marroquí de 44 años, condenado por los atentados de Casablanca y al que se le atribuye una relación con uno de los autores del 11-M.

La noticia de la búsqueda de Gerbouzi coincide con la reivindicación del ataque de Londres realizada por las 'Brigadas de Abu Hafs al Masri', la misma célula de la "red Al Qaeda" que se responsabilizó de los atentados del 11 de marzo en Madrid.

Scotland Yard dice estar  trabajando sobre el terreno tratando de buscar pistas en los lugares de los ataques, pero ya ha solicitado a la Interpol que intensifiquen la búsqueda de Al Gerbouzi.

Hoy la prensa británica difundió que Gebourzi vive en el Reino Unido desde 1974, y fue condenado a 20 años de prisión por los tribunales marroquíes que le consideran uno de los cabecillas del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), que supuestamente perpetró los atentados de Casablanca en 2003, los cuales dejaron 44 muertos.

Si seguimos con el manual, finalmente la policía y los servicios secretos británicos (tal como lo hicieron sus pares durante el 11-M español) profundizarán las "pistas", identificarán a la "red operativa islámica" que realizó los ataques contra los ómnibus y el Metro londinenses, y comenzarán su búsqueda  entre los bolsones musulmanes tanto de Londres como del resto de las metrópolis europeas.

El ministro británico del Interior, Charles Clarke, ha admitido que hay una "fuerte posibilidad" de que la organización de Osama Bin Laden sea la responsable.
En su opinión, "el modus operandi, la naturaleza de los acontecimientos y la reivindicación en internet" hace que cobre fuerza esta idea.

Probablemente, en las próximas horas, habrá una identificación más precisa del grupo atacante por parte de la autoridades británicas, y su filiación y modus operandi serán avalados y ratificados por la CIA y el resto de los servicios occidentales, tal cual se hizo durante el 11-M y otros actos terroristas o  "amenazas" que han venido sucediendo en diversos puntos del planeta, incluido Irak.

El marroquí detenido ha sido también acusado por los servicios de seguridad alemanes y franceses de mantener contactos con Abu Musab al Zarqaui, el líder terrorista jordano en Irak, y Abu Qatada, jefe espiritual jordano que supuestamente recibió una llamada de los suicidas de Leganés antes de inmolarse.

En la siguiente fase del manual, seguramente serán detenidos otros presuntos integrantes o jefes del grupo acusado de perpetrar los atentados en Londres, y la CIA y el servicio secreto británico divulgarán sus voluminosos "prontuarios terroristas" y sus vinculaciones con Bin Laden, el 11-M español, Irak, y todo el escenario de "operativos terroristas" que se vienen desarrollando en Europa y EEUU.

La prensa europea y estadounidense -como ya lo hiciera durante el 11-M español- ya comenzó a difundir las tramas y pistas "islámicas" de las investigaciones oficiales como si fuera una apasionante novela policial, cuyos capítulos se desarrollarán por entregas, como en la televisión.

Foto de personas desaparecidasEl diario El Mundo de España, por ejemplo, ya comenzó su campaña para relacionar los ataques en Londres con la "red islámica" supuestamente implicada con el 11-M español, sacando a relucir informes sobre "conexiones" y "pistas" elaborados por los servicios españoles durante el gobierno de Aznar.

La prensa conservadora española -como ya lo hizo durante el 11-M- comenzó a vincular los atentados del J-7  con el mundo "radical islámico" asentado en Londres.

"Los agentes españoles llevan un listado de más de una docena de sospechosos que están relacionados con el terrorismo islámico y que han tenido algún vínculo durante los últimos años con Londres", señala El Mundo en su edición del sábado.
La prensa de derecha española, tratando de influir sobre el resto de los medios europeos, ya ha lanzado una campaña xenofóbica de sospecha contra grupos árabes y musulmanes.

Parecida a la  que lanzara tras los atentados del 11 de marzo de 2003 en Madrid, para justificara las redadas y detenciones de ciudadanos de esa comunidad sometidos a una verdadera "caza de brujas" por los servicios y la policía de Aznar.

Evidentemente, el propósito buscado es el de instalar, esta vez en Gran Bretaña y en toda Europa, una cacería indiscriminada de árabes y musulmanes señalados como colaboradores del "terrorismo islámico" que esta semana hizo estallar Londres.

La operación sirve para instalar la primera lógica de la "guerra contraterrorista": el terrorismo es "árabe-musulmán" y está infiltrado en las grandes metrópolis de Europa y EEUU.

Una mujer deposita flores en la estación de King's Cross. (Foto: REUTERS)Si se agrega que este procedimiento xenofóbico sirve -por añadidura- para englobar en una misma bolsa a todo el espectro de la "inmigración ilegal sobrante", tanto en Europa como en EEUU, se completa el cuadro de aprovechamiento del terrorismo con fines represivos.

Finalmente, y según el manual lo indica, en el centro del escenario, y con el resultado de las "investigaciones" en la mano, los funcionarios de la Casa Blanca, con Bush y Blair a la cabeza, seguidos por el espectro de gobiernos y poderes occidentales,y aduciendo la "amenaza de nuevos ataques", saldrán a reinvindicar la "guerra contra el terrorismo" en los términos propuestos por Washington.

Las alertas de "máxima seguridad" (como las que ya rigen en Europa y EEUU) así como una revitalización y profundización de los "planes antiterroristas" (como se está haciendo en España) dan una nueva cuota de credibilidad al escenario de la "guerra contra el terrorismo" lanzada como  la nueva cruzada de supervivencia de la humanidad.

Por ahora eso alcanza para detener la caída de Bush en las encuestas, paralizar a sus enemigos, y poner nuevamente a Europa detrás de la locomotora de Washington.

Es una fórmula "probada" (como las series "enlatadas" que las televisiones de los países dependientes le compran a Hollywood) y cierra perfectamente con el escenario "analítico" de periodistas y especialistas, cuyo meridiano cerebral (y laboral) no tiene otra salida que el de aceptar sumisamente los términos de la "guerra contraterrorista" planteada por Washington y su aparato de inteligencia.

El manual operativo de Bush y sus halcones se ve favorecido por la ignorancia extendida respecto de las estrategias y políticas de Estado que Washington ejecuta con el terror

A pesar de que las operaciones encubiertas de la CIA con el terrorismo, su participación en los ataques del 11-S, están documentadas y probadas en informes, investigaciones y estudios que circulan por Internet, las mayorías, los comunicadores del sistema, ignoran todo sobre el terror como estrategia de poder y manipulación ejecutado por el Estado norteamericano desde el 11-S en adelante.

Los niveles de comprensión masiva son pobres y lamentables: los analistas y periodistas del sistema -sin mecanismos de conexión en su tablero cerebral- comentan los acontecimientos según los principios y explicaciones de la "investigación oficial" de turno.

Repiten como monos parlantes lo que la CIA, el FBI, el M-16 y Scoltland Yard, y las usinas mediáticas de Washington les trasmiten a través de las "fuentes" y los comunicados oficiales.

Así como los atentados del 11-S en EEUU sirvieron para argumentar y justificar las invasiones de Irak y de Afganistán, el 11-M español y el actual 7-J británico sirvieron -en distintas etapas- para frenar caídas abruptas de la imagen de Bush, tanto en la campaña electoral del año pasado como en la coyuntura presente, cuando se encuentra acorralado por denuncias y cuestionamientos a la ocupación militar de Irak.

Como aprovechamiento secundario, la operación terrorista en Londres también sirvió para tapar las crisis del G-8 y de la Unión Europea y potenciar a Tony Blair -principal aliado estratégico de Bush- en el liderazgo de Europa, en desmedro del eje París-Berlín-Madrid, tradicional "opositor" (en planos formales) a la ocupación militar de Irak y a las distintas políticas imperiales de Bush en el mundo.

Y como siempre, siguiendo los pasos del manual, el descubrimiento de los "culpables" en el mundo islámico, servirá como justificación para las nuevas operaciones terroristas que se avecinan con Bin Laden y Al Qaeda.

 

 VOLVER A HOME                                                       comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com