El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

EUROPA  

Monday, 11 de July de 2005

Las cadenas mediáticas y el "efecto al Qaeda"

¿Qué intereses encubre la psicosis terrorista desatada tras el ataque en Londres?

Después de la masacre de Londres ( igual que después del 11-S y el 11-M) la prensa internacional solo habla y hace hablar al mundo de terrorismo. En ese contexto, una noticia sobre terrorismo solo puede ser tapada con otra noticia sobre terrorismo. La "psicosis terrorista"  es alimentada a su vez, y como si fuera una novela de espionaje, por rumores de nuevos ataques de Al Qaeda, cacería de supuestos culpables, e imaginarias "pistas árabes" o "conexiones islámicas" salidas de misteriosos archivos "secretos" de los servicios de inteligencia. ¿Qué intereses y que estrategia se esconden detrás de esta manipulación mediática con el terror?

(IAR-Noticias)  11-Jul-05

Por Manuel Freytas - manuelfreytas@iarnoticias.com

Su propia naturaleza de "terrorismo mediático" lleva a que el efecto Al Qaeda solo pueda ser apreciado en el plano de las reacciones internacionales reflejadas por las grandes cadenas y agencias que nivelan un mismo "paquete informativo" para todo el mundo.

Todo el proceso de terrorismo mediático con Al Qaeda y Bin Laden , desde el 11-S en adelante, se desarrolló en los medios de comunicación, principalmente en las cadenas televisivas, que trasmiten en vivo las imágenes de destrucción que a través de un ida y vuelta -feed baack- generan masivamente la psicosis terrorista a escala planetaria.

Sin la "globalización de la imagen" a Washington y la CIA les hubiera sido imposible crear la figura de Bin Laden como el mítico "enemigo número uno de la humanidad" tras la voladura de las Torres Gemelas, iniciando así la era de la utilización del terrorismo mediatizado como estrategia y sistema avanzado de manipulación y control social.

De esta manera, las operaciones terroristas de la CIA con Al Qaeda, con solo cuatro bombas detonadas sincronizadamente a distancia (como ocurrió en Londres) pueden multiplicar infinitamente (casi como una bomba nuclear) los efectos políticos y sociales de la destrucción por medio de la difusión mediática manipulada y nivelada masivamente para todo el planeta.

El proceso de "miedo al terrorismo" es alimentado a su vez por las grandes agencias y cadenas internacionales que se encargan de difundir por todo el planeta, y como si fuera una novela de espionaje, versiones, trascendidos, comunicados, cartas, videos con  nuevas amenazas, "información secreta" sobre grupos terroristas, pistas "árabes", etc., etc., cuya usina matriz, en la mayoría de los casos, se encuentra en los sótanos de planificación de la CIA o del resto de la estructura de inteligencia norteamericana, o israelí.

Esta situación particular del "terrorismo mediático" como arma de manipulación política y social determina que sus causas y objetivos solo puedan ser leídos en el plano mediático, y no en el marco del análisis político o estratégico convencional.

Para tener algún marco referencial de para qué (y a quién) sirvió el ataque terrorista en Londres, no basta con especular si fue utilizado para tapar la ocupación militar de Irak, parar el tema del calentamiento global en el G-8 que beneficia a EEUU, etc., sino que hay que  analizar que está pasando en la prensa internacional tras los atentados, cual es la prioridad informativa que reflejan los titulares de las "noticias".

Tras el 7-J londinense (como ya ocurrió tras el 11-S y el 11-M) un solo tema hegemoniza la información internacional: el terrorismo.

El ataque terrorista en Gran Bretaña eclipsó los otros temas informativos, sacó de las primeras planas a los muertos diarios de Irak, desplazó la discusión sobre el calentamiento global, dejó fuera de foco a la campaña de denuncias mediáticas contra Bush, paralizó las encuestas que casi a diario mostraban el descenso meteórico de su imagen en la opinión pública estadounidense, y se puede seguir citando ejemplos hasta el infinito.

Después de la masacre de Londres ( igual que después del 11-S y el 11-M) la prensa internacional habla y hace hablar al mundo de terrorismo. Y en ese contexto, una noticia sobre terrorismo solo puede ser tapada con otra noticia sobre terrorismo.

Y en ese punto, el análisis comienza por una pregunta: ¿a quién le conviene que el mundo hable de terrorismo?

¿Quién se beneficia políticamente del terrorismo, si luego de los ataques en Londres el mundo prioriza el terrorismo sobre otros temas de información o conversación?

¿Rusia?, ¿China?, ¿Cuba?, ¿Francia?, ¿Alemania?, ¿España?, ¿Qué gobierno, persona o grupo se beneficia con los ataques terroristas de Al Qaeda?

¿Que Estado sostiene la bandera de la "guerra contraterrorista" como eje primordial de su política internacional?

¿A quién le conviene que el combate contra el terrorismo sea el eje excluyente de las relaciones internacionales?

¿Que Estado convirtió a la "guerra preventiva" contra el "eje del mal" en doctrina justificatoria para sus invasiones militares y despliegue de bases y tropas por el mundo?

¿Que Nación se vale de la existencia del terrorismo para alinear ejércitos y gobiernos detrás de sus propias estrategias regionales de control hegemónico, en Europa, Latinoamérica, y el resto de los continentes?

¿A qué Estado le conviene convertir a los Estados petroleros en "cuevas del terrorismo islámico" para luego invadirlos en nombre de la libertad?

¿A  qué gobierno le conviene que el "radicalismo islámico" amenace constantemente con ataques terroristas y luego los concrete en blancos claves como Europa o EEUU?

¿A quién le conviene el "miedo al terrorismo" o que los "ataques terroristas" hegemonicen la vida social y paralicen universalmente  cualquier tema en discusión tras una masacre en un país distante?

¿A quién beneficia que las grandes cadenas y agencias difundan durante los 365 días del año videos con amenazas de grupos terroristas, "investigaciones" o informes "probatorios" de su existencia, o "pruebas" de sus planes de exterminio indiscriminado en cualquier país?

Una pareja mira las ofrendas depositadas en la estación de King's Cross en honor a las víctimas. (Foto: EFE)Planteadas correctamente estas preguntas (y por descarte de procesamiento de información) surge que los únicos beneficiarios de los atentados terroristas en Europa y EEUU hasta el presente fueron George Bush y el Estado norteamericano manejado desde la Casa Blanca.

Por vía indirecta (y también por descarte de procesamiento de información) surge que, más allá de Bush,  los grandes beneficiarios económicos de la existencia del terrorismo y sus ataques, son las corporaciones petroleras, armamentistas, de servicios, y grandes bancos de inversión de Wall Street que abren "nuevos mercados", venden armas  o se apoderan de petróleo y de recursos estratégicos con las invasiones militares para derrotar y someter a los "Estados terroristas".

Pruebas más "evidentes" y flagrantes:

A) Bombardeo y ocupación de Yugoslavia (contra la tiranía "terrorista" de Milosevic)  durante la administración Clinton, que le permitió a EEUU abrir una llave de control sobre los países y mercados de las ex repúblicas soviéticas y proyectarse hacia el control geopolítico estratégico del Asia Central

B) Bombardeo y ocupación de Afganistán tras el 11-S (contra el "terrorismo"Talibán) que le permitió al Estado norteamericano administrado por Bush el establecimiento de un cordón militar-estratégico (bases y tropas) proyectado sobre importantes reservas energéticas y petroleras del Asia Central.

C) Bombardeo y ocupación de Irak (contra la "dictadura terrorista" de Saddam Hussein) que le permitió al estado norteamericano administrado por Bush apoderarse de las segundas reservas petroleras del mundo, y proyectar una llave clave de control militar estratégico sobre el Golfo Pérsico y Medio Oriente, con proyección hacia el asentamiento de las reservas de petróleo más importantes del mundo.

Una mujer deposita flores en la estación de King's Cross. (Foto: REUTERS)En cada una de esas invasiones militares para "terminar con el terrorismo", las corporaciones armamentistas, petroleras, tecnológicas y de servicios del Complejo Militar Industrial norteamericano,  así como los megagrupos financieros y bancos de inversión de Wall Street, abrieron "nuevos mercados" y cosecharon millonarias ganancias con la ocupación militar.

Durante cada invasión para "destruir al terrorismo", las armamentistas aumentaron su flujo de ventas con las tropas ocupantes, las petroleras extrajeron y comercializaron petróleo favorecidas por el control sobre los Estados invadidos, las de servicios (incluidas las empresas de seguridad) concretaron multimillonarios contratos con el Pentágono, y los bancos y megaconsorcios de Wall Street levantaron ganancias multimillonarias financiando la "reconstrucción" de los países destruidos por los bombardeos.

En síntesis, en este circuíto perverso de mercado, oferta y ganancia capitalista, hay que encontrar la razón de la existencia del "terrorismo de Al Qaeda", y su inmediata contrapartida: la "guerra contraterrorista" con la que Washington justifica sus invasiones imperialistas, de las que luego se benefician económicamente sus monopolios y consorcios financieros internacionales.

De esta manera, queda en claro que las acciones de Al Qaeda, un monstruo de mil cabezas inventado por la CIA, y sobre cuyas redes y entramado logístico no existe información verificable y confiable, sólo se las puede evaluar con un adecuado análisis y procesamiento que empiece por lo particular y termine por lo general, o sea por el "beneficiario principal" de las acciones terroristas de Al Qaeda.

Y queda en claro también, que el promocionado "fundamentalismo militar" de Bush, su mediatizada "obsesión" con la "guerra contra el terrorismo", no es nada más que una cáscara encubridora de un monumental negocio y saqueo capitalista de recursos estratégicos montado sobre una aceitada maquinaria mediática de manipulación psicológica y aprovechamiento militar-económico de las amenazas y los ataques terroristas.

La lógica del "nuevo enemigo" de EEUU, identificada con el terrorismo tras el 11-S, se articula operativamente a partir de  la "guerra antiterrorista", una estrategia de dominio imperial-militar que compensa la desaparición del "enemigo estratégico" en el campo internacional de la Guerra Fría: la Unión Soviética.

De manera tal, que la "guerra contra el terrorismo" no es un "capricho" pasajero de Bush", sino una política de Estado del imperio norteamericano, y una estrategia central en el marco de la expansión y de las ganancias del capitalismo transnacional,  que  va a supervivir más allá de quien ocupe eventualmente el sillón de la Casa Blanca.

En esa orientación, la operación psicológica-mediática con el ataque terrorista en Londres, persigue en lo inmediato dos objetivos prioritarios claros:

A) parar la ofensiva demócrata contra Bush en Irak, repotenciar su imagen pública venida a menos en las encuestas, y preparar su relanzamiento como el reaseguro militar de la guerra internacional contra el terrorismo.

B) forzar a los países europeos a ratificar un nuevo compromiso y un plan de acción "contraterrorista" en sintonía con la estrategia de convertir al planeta en un campo de batalla contra el terrorismo, y a partir de allí seguir justificando las invasiones militares y los saqueos económicos del Imperio norteamericano.

Bush y los halcones son apenas una cáscara "formal y ejecutiva" de una estrategia cuyas raíces abrevan en la propia supervivencia  y expansión del sistema capitalista que controla el planeta desde Washington.

 

 VOLVER A HOME                                                       comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com