El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

 

IRAK  

 

¿La CIA y los servicios británicos detrás de los atentados contra civiles?

 
 

(IAR-Noticias) 21-Sept-05  

Informe especial                                       

Soldado británico en tanque incendiado

Tanque británico atacado con cóctel molotv

Después del apresamiento de los dos agentes secretos británicos vestidos como árabes, y a punto de atentar contra una concentración religiosa en Basora, crecen las acusaciones y las sospechas de que los atentados  indiscriminados contra civiles fueron provocados por elementos encubiertos con la finalidad de detonar una guerra civil entre chiies y sunies.

Video: Tanques británicos atacan Basora

La hostilidad hacia las fuerzas ocupantes en el sur de Irak sigue en aumento desde que el lunes dos tanques británicos fueron  incendiados por una multitud enfurecida que los atacó con piedras y bombas molotov, después de que una formación de blindados atacara y derribara una comisaría en Basora.

Las  tropas ocupantes británicas, el lunes por la noche,  derribaron con diez tanques, apoyados por helicópteros,  las paredes de la principal cárcel de Basora (en el sur de Irak) y liberaron a dos agentes del servicio secreto inglés que habían sido detenidos horas antes acusados de disparar contra dos policías iraquíes.

Ahora surge la pregunta de que función o misión cumplían esos dos efectivos que los jefes militares británicos consideran como "soldados", en tanto la población de Basora sostiene que eran agentes infiltrados que estaban por atentar contra una concentración chiíta en el lugar cunado fueron apresados por las milicias del clérigo Moqtda Al Sadr, que los entregaron a la policía.

Un soldado británico huye de un tanque ardiendo. (Foto: REUTERS)

Un soldado huye de un tanque ardiendo.

Pese a que el comando británico sostiene que los dos efectivos eran soldados regulares, la policía iraquí reportó que los mismos al ser detenidos estaban  disfrazados de árabes y tenían un coche cargado de armas y material explosivo.

Sectores políticos y religiosos de Basora coincidieron en denunciar que los dos agentes, liberados de la cárcel con una formación de tanques británicos,  tenían como objetivo realizar  un atentado contra una concentración religiosa chiíta que realizaba una celebración.

Portavoces del clérigo rebelde chií Moqtada Al Sadr, que en abril y agsoto del año pasado se levnató en armas contra la ocupación norteamericana, afirmaron  que los dos detenidos se "se disponían a disparar contra la gente congregada en un santuario chií de Basora", en el marco de una semana de duros enfrentamientos en esta ciudad entre chiíes y británicos a raíz de la detención de dos milicianos rebeldes acusados de "terrorismo".

La información emitida por las autoridades oficiales de Basora consigna que los dos agentes secretos británicos  fueron interrogados el martes por un juez, y que de sus declaraciones surge que cuando fueron detenidos . conducían un auto particular y estaban vestidos con ropa civil.

 Mientras fotografías de prensa mostraban a uno de los individuos con un vendaje en la cabeza, fuentes de la Policía afirmaron que los militares vestían ropas tradicionales árabes durante su misión secreta.

Miliciano chiita

Los milicianos chiitas estuvieron protestando en la ciudad de Basora.

Al ser detectados por los milicianos que realizaban la tarea de seguridad en la concentración los agentes británicos abrieron fuego matando a dos iraquíes antes de ser detenidos y entregados  a la policía, según Mohamed al Abadi, funcionario del Gobierno de Basora.

La posterior operación militar con diez tanques británicos que atacaron una comisaría para liberarlos produjeron violentos enfrentamientos y disturbios con una multitud enardecida que incendió dos de los tanques agresores.

En el tumulto se pudo observar como un soldado saltaba de un blindado en llamas mientras la multitud lo apedreaba.

Los incidentes motivaron que el conjunto de la comunidad de Basora exigiera la retirada inmediata de las tropas  británicas y del resto del ejercito ocupante en Irak.

El diputado chií Fatah al Sheij, representante del clérigo radical Moqtada Al Sadr, afirmó que tenía informaciones de que los británicos detenidos "se disponían a disparar contra la gente congregada en un santuario chií" de Basora.

El incidente volvió a poner en el tapete acusaciones que se vienen reiterando respecto de que la CIA y los servicios secretos británicos serían los autores de varios de los atentados contra la comunidad chií, como el del puente sobre el Tigris que dejara más de un millar de muertos.

No solamente las autoridades religiosas, sino fuentes provenientes del gobierno y la policía iraquí vienen sosteniendo que en muchos de los atentados con explosivos han actuado agentes encubiertos con el objetivo de detonar un enfrentamiento armado (guerra civil) entre suníes y chiíes, las dos comunidades más importantes de Irak.

El martes la policía y el gobierno iraquí negaron que los dos supuestos "soldados iraquíes" tuvieran su acuerdo para actuar en "forma encubierta" para prevenir atentados como afirmó el mando militar británico después de liberarlos por la fuerza.

representantes religiosos de las comunidades chií y suní han solicitado el martes que se inicien investigaciones de los últimos atentados indiscriminados contra civiles, principalmente chiíes, aduciendo que fueron prepaardos y ejecutados por agentes de la inteligencia ocupante.

El viernes pasado, en una entrevista en el diario francés Le Monde, un importante imán chiíta y profesor de la mezquita Al-Kazemiya de Bagdad, Sheik Jawad Al-Khalasi, aseguró  que el supuesto líder de Al Qaeda en Irak, Abu Mussab Al Zarqawi está muerto y que es utilizado como excusa por los ocupantes norteamericanos para dividir el país.

El jefe religioso, que participó  en un encuentro entre diferentes líderes religiosos en Francia, afirmó que el supuesto conductor de la resistencia armada iraquí murió "en el norte de Irak, en la región del Kurdistán, a principios de la guerra", es decir en 2003.

Según Al-Khalasi, en la última declaración atribuida a Al Zarqawi, después de la ola de atentados del 14 de septiembre, pone en claro que hay una operación para fomentar una guerra civil entre chiitas y sunies.

"De esta forma, los chiítas buscarán protección en los estadounidenses y no se unirán a la resistencia, porque hoy en día, los chiítas participan en la resistencia al sur del país", señaló en relación al líder chií Moqtada Al Sadr enfrentado a las tropas de ocupación.

En la misma dirección se han pronunciado en los últimos días prominentes líderes de la comunidad suní que han advertido a través de documentos que el supuesto
Al Zarqawi no forma parte de la resistencia iraquí, y que sus comunicados buscan la provocación de un enfrentamiento armado en chiies y sunies.

La mano negra de la CIA

Vehículos destrozados por los tanques británicos en el asalto en Basora. (Reuters)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La detención de los agentes británicos con la "mano en la masa" es tomado en todo Irak como la prueba de que la CIA y la inteligencia han estado detrás de algunos de los atentados que han dejado millares de muertos entre la comunidad chii.

Tanto el proiraní Consejo Supremo para la Revolución Islámica, que integra el gobierno de Irak, como los sectores leales al joven clérigo Moqtada al Sadr (enfrentado al oficialismo a y las tropas ocupantes norteamericanas), coinciden en pedir investigaciones sobre los desplazamientos de la CIA y de los servicios británicos en territorio iraquí.

El año pasado, el líder espiritual de Irán, el ayatolá Jameini, acusó a la CIA (quien cuenta con una estación local compuesta por  600 agentes) de estar detrás de los secuestros a extranjeros junto con los británicos y los servicios israelíes en Irak.

Medios árabes y organizaciones internacionales han denunciado el reclutamiento sistemático de marginales y desocupados por parte de losservicios de inteligencia con la finalidad de alistarlos en "escuadrones de la muerte" o en operaciones de secuestros de extranjeros.

En general todos las organizaciones islámicas niegan que los secuestros y las decapitaciones a rehenes extranjeros tengan que ver con sus creencias o su metodología operativa, y señalan que los mismos son ejecutados por mercenarios al margen de los grupos que integran la resistencia iraquí contra las fuerzas invasoras de EEUU.

La presencia operativa de agentes británicos, israelíes y de la CIA en Irak está largamente documentada en las investigaciones llevadas a cabo por los casos de torturas a presos iraquíes, particularmente en la prisión de Abú Ghraib  en Bagdad.

Este proceso se mueve en dos niveles simultáneos: el "oficial", que cuenta con el conocimiento de Washington y las autoridades del Pentágono, y el "clandestino",  conformado por operaciones paralelas que no son comunicadas al Pentágono ni a las distintas autoridades de inteligencia.

Los secuestros "oficiales", por decirlo de alguna manera, se inscriben dentro de objetivos de la "guerra contraterrorista" y se orientan a dar réditos políticos a la administración Bush recreando el "peligro del terrorismo islámico" que azota Irak.

A este universo, y utilizando la misma estrategia y medios operativos, se habría sumado en estos últimos meses el diseño y preparación de atentados terroristas indiscriminados contra la población civil con el objetivo de detonar una guerra civil.

Medios y analistas árabes, así como autoridades comunitarias y líderes religiosos, vienen sosteniendo desde hace meses que EEUU quiere enfrentar a los chiies con los sunies para quebrar el frente de la resistencia armada que ya ha matado a más de 1900 soldados estadounidenses, aun promedio de 63 por mes, desde la ocupación en marzo de 2003.

El principio de esta tesis es muy sencillo: si hay un conflicto armado entre la resistencia iraquí de origen suní con los chiies, se va reducir al mínimo los ataques diarios y mortales contra las tropas norteamericanas y el aparato de seguridad colaboracionista iraquí.

De esta manera, y con una guerra civil desangrando Irak, las fuerzas norteamericanas (y el gobierno de Bush) podrían salir del centro de los ataques y convertirse en "mediadores", antes que en represores.

 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

Resolución óptima: 800 x 600

contactos@iarnoticias.com