El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

SECCIONES

NORTEAMERICA  

Tom Delay y el "caso Abramoff" vinculan a la Casa Blanca con los ilícitos parlamentarios y la venta de influencias

Bush y su entorno acorralados por el "síndrome de la corrupción"

(IAR-Noticias)  09-En-06                                                       

El lobbista  Abramoff

Informe especial

Según el influyente diario The Washington Post la renuncia definitiva del congresista Tom Delay al liderazgo de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes es "insuficiente" para la salud del partido gobernante en Estados Unidos.

El representante republicano, considerado  la "mano derecha parlamentaria" de Bush,  renunció al liderazgo de su partido en la Cámara Baja estadounidense, según lo informó en una carta enviada a parlamentarios de su partido político.

El principal aliado parlamentario del presidente  norteamericano enfrenta cargos en Texas por conspiración y lavado de dinero.

Delay fue obligado a suspender sus funciones como titular de los republicanos en septiembre pasado, cuando fue acusado de violar las normas de financiamiento electoral.

Delay es oriundo de Texas, igual que el presidente George Bush.

En Texas, Delay fue acusado de fraude con fondos de campaña y tuvo que dejar su puesto a un jefe interino, pero se ha declarado inocente y siempre había dicho que recuperaría su posición al frente del bloque.

Su cambio de postura se produjo en medio de las presiones crecientes de sus colegas, que temen por su propio futuro ante las posibles confesiones del lobbista Jack Abramoff, un hombre de grandes contactos en Washington y que a partir de la quiebra de una de sus firmas comenzó a ser objeto de investigación de la Justicia por tráfico de influencias.

En un editorial, el influyente diario The Washington Post considera que la dimisión del congresista republicano, si bien era necesaria no constituye la solución de los "problemas" de los oficialistas en el legislativo.

"Los republicanos -señala el Post- no sólo necesitaban la renuncia deDelay, sino también cambiar la forma en que el partido ha actuado bajo su dirección en la Cámara baja".

De acuerdo con el Post,  la democracia representativa no puede funcionar cuando prevalecen prácticas como en las que incurrió el legislador, sobre todo las asociadas al ex poderoso lobbista Jack Abramoff, principal acusado en un caso de corrupción.

El lobbista se declaró culpable esta semana de haber entregado dinero a legisladores a cambio de conseguir apoyo para ciertas leyes y acusó a los republicanos del presidente Bush de "haber puesto a Estados Unidos a la venta".

El "caso Abramoff"

George W. Bush y el congresista Tom Delay

TomDelay, el "cerebro" parlamentario de Bush,  es considerado uno de los mayores contactos de Abramoff en el Congreso, lo que pone a la Casa Blanca y sus funcionarios en la mira  de las investigaciones.

Según el diario The Wall Street Journal, el propio Abramoff dijo tener información que podría implicar a unos 60 legisladores y a sus equipos, así como a varios funcionarios del gobierno del presidente Bush.

La Casa Blanca anunció el miércoles la devolución de 6.000 dólares de una contribución electoral vinculada a Abramoff, quien alcanzó el grado de "pionero" en la campaña para la reelección de Bush, en 2004, recaudando más de 100.000 dólares en su nombre.

"Estamos sufriendo las consecuencias de lo que puede ser la mayor corrupción en la historia del Congreso" de EEUU., dijo el viernes por radio la legisladora demócrata Louise Slaughter, de Nueva York.

Según Slaughter, estos casos son solamente la parte más visible de "un problema con raíces en el establishment republicano que mantuvo el poder en nuestra capital por más de una década".

"Lamentablemente, el legado de la gestión republicana es la degradación fundamental de nuestras instituciones democráticas y el abandono y sus principios centrales", dijo la diputada.

La legisladora aseguró además que en los últimos cinco años el número de lobbistas en Washington pasó de 9.500 a más de 34.000. "Hay 63 lobbistas por cada miembro del Congreso", graficó. Slaughter. Dijo además que con el pretexto de la guerra en Irak "más de 9.000 millones de dólares (...) desaparecieron en el agujero negro de los contratos sin licitación creados por lobbistas y políticos corruptos".

Una reconstrucción de la ascensión y caída de Abramoff realizada por el diario The Washington Post, la semana pasada, muestra sus dotes como habilidoso negociador que explotó la maquinaria corrupta del poder hasta sus límites.

Según el Post, tanto él como un ex asesor de Delay, Michael Scanlon -quien también se declaró culpable en la misma investigación federal- crearon un "grupo de expertos" sin fines de lucro, que en realidad era un arma de presión y lobby a favor de clientes a quienes ellos no querían representar oficialmente, como Malasia o compañías petroleras que operaban en Sudán.

Abramoff, de 47 años, está íntimamente ligado al llamado Proyecto de la calle K (calle donde se congregan la mayoría de lobbies de Washington), puesto en marcha por su aliado político Tom Delay, republicano de Tejas, que dejó su puesto de líder de la mayoría de la Cámara de Representantes acusado de lavado de dinero.

El proyecto nació como un agresivo programa para forzar a las empresas y asociaciones a contratar en sus filas más lobbistas cercanos al Partido Republicano, pero pronto se convirtió en lugar de relación entre miembros del Congreso y firmas que buscaban influenciarlos.

Abramoff representaba el ejemplo "extremo" de la venta de influencia que creció a la sombra del Partido Republicano una vez que éste tomó el control de la Cámara de Representantes, hace 11 años.

Según The Washington Post, algunos estrategas del partido del presidente George W. Bush temen que el caso Abramoff impida mantener el control del Congreso en las elecciones de noviembre.

Abramoff ofrecía empleos y otros favores -viajes, entradas para costosos eventos deportivos, comidas en restaurantes de lujo- a congresistas y funcionarios del Ejecutivo, y conseguía cargos públicos para sus propios socios a cambio de influencia.

Abramoff se declaró culpable de fraude, conspiración y evasión de impuestos, y se espera que coopere en la investigación sobre presunta corrupción entre algunos miembros del Congreso y de su personal.

El caso de Abramoff tiene consecuencias graves para los miembros de ambas cámaras del Congreso estadounidense, y amenaza con arrastrar en su vorágine a los principales funcionarios de la Casa Blanca, incluido el propio Bush.

Esto se puso de manifiesto en las palabras de la asistente del fiscal general del departamento de Justicia, Alice Fisher.

"Los actos de los funcionarios y del gobierno no están a la venta. El Departamento de Justicia investigará agresivamente y procesará estos tipos de casos, porque tienen un impacto devastador en la confianza del pueblo en el gobierno", dijo Fisher.

Se cree que Abramoff acordó no sólo dar los nombres de quienes recibieron dinero, sino declarar por qué se le entregó a cada funcionario favores y dinero.

Durante el proceso investigativo de ese escándalo salió a flote que Abramoff, a cambio de influencias, canalizó 50 mil dólares a la esposa de Delay, para lo cual se valió de una organización de caridad.

Incluso, el otrora jefe de gabinete del congresista, Edwin Buckham, viabilizó, por medio de la Red Familiar Americana, la recepción de un millón de dólares en pagos confidenciales de ejecutivos de energía rusos vinculados al ex lobista.

Otros legisladores asociados al lobbista, y que se encuentran  bajo investigación, son los representantes republicanos Bob Ney, presidente del Comité de Administración de la Cámara baja, y John T. Doolittle.

El lunes último Abramoff llegó a un arreglo con la fiscalía, en el cual se declaró culpable de tres de los seis delitos en su contra, con el objetivo de disminuir los años de cárcel que le podrían esperar.

Admitió que cometió fraude por decenas de millones de dólares contra tribus indígenas norteamericanas, sobornó a funcionarios del gobierno, y evadió impuestos.

La diáspora republicana en el Congreso

La caída de Abramoff , y su vinculación con  el ex jefe de la mayoría en la cámara baja, Tom Delay,  potenciará los esfuerzos del opositor Partido Demócrata para exponer la corrupción oficial con vistas a las elecciones legislativas de noviembre.

Los demócratas esperan recuperar en esos comicios el control de por lo menos una de las cámaras del Congreso legislativo.

No obstante, los demócratas no salieron indemnes del escándalo de corrupción dado que algunos importantes dirigentes opositores también recibieron contribuciones para sus campañas de parte de Abramoff.

El sábado pasado el diario Houston Chronicle destacó que el viernes, un grupo de sus propios correligionarios pidió la renuncia de Tom Delay y la elección de nuevos líderes.

"Es claro que debemos designar a otro jefe que se gane la confianza de los estadounidenses, afirmó el representante Jim Ramstad".

Lo sucedido con Abramoff demuestra que no sólo necesitamos nuevos líderes, sino un cambio de rumbo. Si Delay está involucrado o si supo lo que sucedía, siempre es responsable de su conducta, señaló por su parte el representante Jeff Flake.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) confirmó que evaluará la legalidad de un programa de distribución de electores, diseñado por el representante republicano Tom Delay.

La elección del nuevo titular de la Cámara de Representantes probablemente se realizará durante la semana del 30 enero, al finalizar el receso invernal.

Los principales aspirantes a ocupar el puesto de Delay son Roy Blount, su reemplazante interino, y John Boehner. "No quiero que regrese Tom Delay", dijo la representante demócrata Heather Wilson.

DeLay, cuya consagración tenaz a las causas derechistas ayudó a los republicanos a lograr la mayoría, no había dado hasta ahora señales públicas de abandonar la lucha por recuperar su puesto. Pero su viejo amigo, el presidente de la cámara baja Dennis Hastert, indicó que no frenaría las iniciativas de la base.

Varias fuentes dijeron que el bloque republicano analiza un paquete de reformas "éticas" a anunciar la semana entrante como parte de una ofensiva republicana para minimizar el escándalo en un año de elecciones parlamentarias en EEUU.

Un sondeo de AP-Ipsos, revelaba a fin de semana que el 49% de los encuestados expresaron deseos de una mayoría demócrata en el Congreso, contra el 36% que prefiere una mayoría republicana.
 

 VOLVER A HOME

 

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com