El más completo directorio en español

HOME| Titulares| Diarios| Radios| TV.| Buscadores| Economía| Mundo| Alternativos| Archivo| Mail

 

Latinoamérica

Argentina

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Medios

Internet

Autores

Especiales

Archivo

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias I

I Diarios I 
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

NORTEAMERICA  

Friday, 29 de April de 2005

 

EE.UU. tiene centros de detención clandestinos "como tuvo la Argentina"

 
 

(IAR-Noticias)  30-Abr-05 

Por Ana Baron - Clarín                                               

Hace ya un año que el mundo descubrió con horror la manera en que soldados de EE.UU. torturaban a iraquíes en la prisión de Abu Ghraib. Hoy existen pruebas de que eso fue solo la punta de un enorme iceberg. En una entrevista exclusiva con Clarín, Reed Brody —el especialista de Human Rights Watch en este tema— dijo que actualmente EE.UU. tiene campos de detención clandestinos como los que había en la Argentina. Allí, los prisioneros son torturados con técnicas muy parecidas a las que usaba la marina en la

ESMA. Más aún, Brody dijo que al menos 11 prisioneros "desaparecieron" cuando estaban bajo la custodia de la CIA.

—¿Cómo saben que hay centros de detención clandestinos?

—Sabemos que por lo menos 11 presuntos miembros de Al Qaeda están o estuvieron en manos de la CIA, en un centro clandestino. Presumimos que están vivos, porque en el informe de la Comisión que investigo los atentados del 11-S cita los interrogatorios que les hicieron. Pero nadie sabe dónde están.

—¿Son desaparecidos como en la Argentina?

—Sí, salvando las diferencias, el modelo es muy similar. Y la calificación política también, porque es desaparición forzada. Es muy difícil que vuelvan aparecer. Lo más probable es que fueron torturados.

—¿Piensa usted que los van a matar?

—Si los matan son asesinos. Uno de los detenidos, Khalid Shaikh Muhammed, fue objeto de la tortura llamada "tabla de agua". Es decir, fue atado a una tabla que hundieron en el agua para que piense que iba a morir ahogado. De hecho, la CIA envió entre 100 y 150 prisioneros a países en Oriente Medio donde la tortura es más usual. Maher Arar, un canadiense de Nueva York, fue detenido y enviado a Siria, donde tras haber sido torturado con la picana eléctrica durante 10 meses, fue liberado sin cargos.

—¿Cómo cree que se llegó a esta situación?

—Después del 11-S, Bush firmó una directiva declarando que los talibanes y los miembros de Al Qaeda no serían considerados prisioneros de guerra y que, consecuentemente, no estarían protegidos por la convención de Ginebra. Hubo un debate sobre si eso era correcto en el caso del ejército regular de los talibanes. Colin Powell y el comando militar decían que no, pero ganaron los Rumsfeld. Luego el Departamento de Justicia envió a la CIA lo que se conoce como el "Memo de la Tortura" con una definición de tortura limitada. Decía que el dolor tenía que ser parecido al colapso de un órgano humano. En instrucciones para el comandante de Guantánamo, (el jefe del Pentágono, Donald) Rumsfeld aprobó luego el encapuchar, desnudar, colocar a los prisioneros en posiciones incómodas y el uso de perros para intimidar. Ese tipo de tácticas fue adoptado luego en la cárcel de Abu Ghraib.

—¿Cómo no hay ningún funcionario en prisión?

—Todos fueron promovidos, incluyendo a Rumsfeld, confirmado en su cargo, y a Alberto González, ministro de Justicia. Pedimos que se nombre un fiscal especial, pero quien debe nombrarlo es Bush y nosotros pensamos que fue el presidente el que firmó una autorización para que la CIA pueda establecer los centros clandestinos.
 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com