Ultimas Noticias

SECCIONES

Argentina

Latinoamérica

Norteamérica

Europa

Medio Oriente

Irak

Asia

Africa

Especiales

Autores

Medios

Internet

TITULARES
del Mundo

I Argentina I Brasil I
I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía I

EN VIVO

Radios del
Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente
I Internacionales I

MEDIOS
ALTERNATIVOS


I Periódicos
 
y Redes
I
I
Agencias
 de Noticias I
I
Publicaciones
 
y Sitios I
I
Prensa
 
de Izquieda I

BUSCADORES

del Mundo


I América del Norte I
I América Central I
I América del Sur I
I Europa I España I
I Africa I Asia I
I Medio Oriente I
I Oceanía I
I Temáticos I
I Internacionales

TELEVISION

      del Mundo


I América Latina I
I España I EE.UU. I
I Canadá I Europa I
I Asia I Africa I
I Oceanía
I Medio Oriente I

ECONOMIA
MUNDIAL


I América Latina I
I Africa I Asia I
I España I EE.UU. I
I Europa I
I
Oceanía I  
I Canadá
I Medio Oriente
Bolsas del Mundo I

MEDIOS

del Mundo


I Agencias
de Noticias
I

I Diarios
I Revistas I
I Radios I
I Televisión I

 

Agregar 
a favoritos

Recomendar
 este sitio

 
 

NOTICIAS

NORTEAMERICA  

Saturday, 20 de March de 2004

Una carta clave para seguir en la Casa Blanca

Bush prepara un golpe de efecto
con la "captura de Bin Laden"

(IAR-Noticias) 20Mar04      

Bin Laden es una pieza valiosa dentro de la estrategia de Bush, no solamente como justificativo usual de operaciones psicológicas con el terrorismo sino también como elemento clave para la campaña por la reelección presidencial en noviembre.

Desde el 11-S en adelante las apariciones mediáticas de Bin Laden  con sus clásicas amenazas terroristas a Europa y a EE.UU. fueron incontables. Su metodología fue siempre la misma: aparece, amenaza con atentados  y con la "guerra santa", y luego desaparece tan misteriosamente como había llegado, y sin que sus operaciones anunciadas se concreten.

Las dos invasiones militares que EE.UU. realizó después del 11-S,  Afganistán e Irak, tuvieron como protagonista central a la mítica figura del "terrorista fantasma", cuya supuesta presencia en esos países sirvió de justificativo, particularmente en Afganistán,  para lanzar los misiles y la invasión militar sobre esas tierras.  

Luego de Afganistán comenzaron a difundirse las más diversas teorías sobre Bin Laden, que habría muerto en combate, que  el Pentágono lo tendría acorralado, quizás apresado, o quizás ya habría negociado su entrega, o tal vez negoció antes y la CIA quebró el pacto y decidió capturarlo, entre otras versiones.

Con uno u otro argumento la prensa internacional, habitual difusora de las estrategias comunicacionales de la CIA, mantuvo viva la leyenda de Bin Laden y de la Red Al Qaeda. Pero lo cierto, lo verificable históricamente, es que la figura terrorista de Bin Laden, desde el 11-S en adelante, sirvió de argumento principal para infinidad de operaciones  mediáticas orientadas tanto a mantener viva la presencia "amenazante" del terrorismo árabe como para justificar invasiones o aumento del presupuesto militar estadounidense para "combatir al terrorismo".

Bin Laden es una suerte de "carta en la manga" que Bush y sus asesores del lobby judío utilizan, cada vez que precisan anudar consenso internacional o movilizar el nacionalismo estadounidense, a favor de sus operaciones o planes de conquista militar para hacer negocios.

Esto, de alguna manera, explica porqué Bin Laden nunca apareció, ni fue capturado, ni se pudo certificar su presunta muerte en las montañas de Afganistán. Para los expertos, un Bin Laden en la clandestinidad es mucho mas valioso para EE.UU.  que un Bin Laden capturado, como Saddam, cuyo apresamiento como utilización política  no le sirvió de nada a Bush para subir en las encuestas.

Pero últimamente, el uso de la leyenda Bin Laden sufrió un giro novedoso, que sorprendió, incluso, a los estudiosos que contabilizan y analizan las maniobras de Bush y los halcones con Al Qaeda y el barbudo mítico.

En los primeros día de marzo de este año  las agencias internacionales  comenzaron a bombardearon con "noticias" que aseguraban que EE.UU. y Pakistán tenían  presuntamente "acorralado" al  líder de Al Qaeda, y a su "número dos" el egipcio Ayman Al Zawahiri, en la región tribal afgano-paquistaní de Konar, desde hace varias semanas.

Por la misma época surgió la versión de su presunta captura por la agencia estatal iraní IRNA, que fue atribuída a una maniobra mediática de los  servicios iraníes en componenda con la CIA.

IAR-Noticias, en un informe fechado el 1 de marzo (Ver: Bush, la CIA y las teorías sobre la captura de Bin Laden), había adelantado que la Casa Blanca decidió incorporar a Bin Laden dentro de la campaña de Bush por su reelección presidencial en noviembre.

En ese informe se sostenía que por esos días, en los extramuros del poder republicano de Washington circulaba  una muletilla, casi un eslogan secreto: si aparece Bin Laden en escena, Bush gana las elecciones.

 

En ese punto coincidían casi todos los expertos consultados por nuestra publicación, la mayoría  de los cuales sostenía  que la "carta Bin Laden" iba  ser jugada nuevamente por Bush y los halcones, casi en forma inexorable. El problema a determinar, era cuándo, dónde y cómo.

También se sostenía en ese informe de IAR-Noticias del 1 de marzo, que, al contrario de lo que estaba tratando de "hacer creer" la CIA sobre la captura de Bin Laden, era posible que éste apareciera con atentados reales a blancos estratégicos situados en EE.UU. y en países como Francia, Alemania y Gran Bretaña.

Nuestras apreciaciones se corroboraron con los atentados en Madrid de la semana pasada, pero curiosamente fue una supuesta célula  de Al Qaeda quien se atribuyó los atentados, llamando la atención de los expertos el silencio de radio mantenido por Bin Laden sobre los mismos.

La nueva maniobra con Bin Laden

No hay ninguna duda para los asesores de Bush  que si  la psicosis terrorista dura hasta noviembre, Bush va ganar cómodamente las elecciones.

Los atentados de Madrid, y la posterior psicosis terrorista que se extendió por toda la geografía europea, paralizó la oposición contra Bush quien hizo una reaparición triunfal y rodeado de soldados anunciando una nueva escalada de la guerra contraterrorista en el mundo (Ver: Bush reapareció como el presidente de la guerra contraterrorista).

Sugestivamente desde hace dos días comenzó circular información anunciando que Pakistán había lanzado una operación destinada a capturar al lugarteniente de Bin Laden, Ayman al-Zawahri, un médico egipcio considerado el "cerebro" de Al Qaeda, que la CIA señala como una de las figuras clave tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

¿Y porqué su mano derecha al-Zawahri, y no el propio Bin Laden, quien supuestamente se encuentra acorralado en la misma región por las fuerzas norteamericanas?

Los expertos consultados coinciden en un punto: Bush y sus asesores habrían planeado armar un golpe de efecto electoral con la captura del segundo de Bin Laden, preservando al líder de Al Qaeda como reaseguro para una operación de mayor envergadura más próxima a las elecciones de noviembre.

Esto es, la posible captura de al-Zawahri le serviría a Bush y a los halcones para dos finalidades: demostrar la eficiencia militar de Bush con la captura, y luego sondear el efecto que pueda  tener en las encuestas y en la opinión internacional el apresamiento del lugarteniente de Bin Laden.

De esta manera, conservarían  la "captura de Bin Laden"  como una carta a jugar en caso de que Kerry,  pese a las alarmas terroristas, consiga nuevamente sacarle ventajas a Bush en las encuestas de aquí a noviembre.

Informaciones de fuentes confidenciales de Washington sostienen que los demócratas y el equipo de Kerry planean una contraofensiva muy fuerte orientada a demostrar que Bush y su gasto militar son el principal causante del déficit de la economía norteamericana.

Para los especialistas no cabe ninguna duda de que si Bush no consigue remontar en las encuestas, si la oposición (de la que ahora se libró) lo vuelve a acorralar contra las cuerdas, los ataques terroristas de Al Qaeda contra blancos de Europa, principalmente Francia, Inglaterra e Italia, se concretarán inexorablemente, extendiéndose incluso a EE.UU..

Y en ese posible contexto de terror, la captura de Bin Laden puede jugar un papel fundamental en el objetivo de Bush y el lobby judío de seguir controlando el poder y  los negocios de la Casa Blanca.


 VOLVER A HOME

comentar esta nota

© Copyright 2003  iarnoticias.com | Derechos reservados | Director Rodrigo Guevara

 

Se autoriza el libre uso, impresión y distribución de toda la información editada, siempre y cuando no sea utilizada para fines comerciales y sea citada la fuente.

contactos@iarnoticias.com